Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Universidad de Michigan compensará con 500 millones de dólares a las víctimas de Nassar

Más de 300 mujeres denunciaron haber sido acosadas por el ex médico del equipo de gimnasia de Estados Unidos

Larry Nassar, en el juicio en febrero.
Larry Nassar, en el juicio en febrero. AFP

El peor caso de abuso sexual en la historia del deporte estadounidense ha cerrado este miércoles una de las aristas pendientes. La Universidad Estatal de Michigan, donde trabajaba el depredador sexual Larry Nassar, acordó una compensación de 500 millones de dólares con las 332 víctimas del ex médico del equipo de gimnasia de Estados Unidos (USA Gymnastics). La declaración no indica cuánto dinero recibiría cada víctima ni tampoco dice cómo el estado de Michigan pagará la factura.

Según el acuerdo, que llega 20 meses después de que se hicieran públicas las primeras acusaciones, 425 millones de dólares se pagarían a los solicitantes actuales y 75 millones se destinarán a reclamos futuros. El entendimiento no incluye las demandas contra USA Gymnastics, el Comité Olímpico estadounidense ni contra los entrenadores de gimnasia Bela y Marta Karolyi, entre otros, que según las demandantes, no hicieron nada cuando se les advirtió de la stiuación.

"Este acuerdo histórico surgió gracias a la valentía de más de 300 mujeres y niñas que tuvieron el coraje de pararse y negarse a ser silenciadas", John Manly, un abogado que representa a muchas de las víctimas. O gracias a las “guerreras” como las llamó la jueza que dictó la sentencia tras la audiencia maratónica de siete días donde los cientos de niñas y mujeres presentaron sus demandas frente al “monstruo”, “enfermo” y “depravado” agresor.

Larry Nassar, de 54 años, confesó que abusó de deportistas durante los tratamientos médicos -durante más de dos décadas-, cuando trabajaba para la Universidad Estatal de Michigan y para la federación estadounidense de gimnasia. Utilizaba un “método especial”, que consistía en meter sus dedos desnudos en la vágina de la deportista y hacer movimientos circulares. Para un dolor de espalda o de rodilla. Con los padres de la paciente dentro o fuera de la sala. En uno de los testimonios recogidos en la audiencia una víctima aseguró que en un ocasión estuvo 45 minutos aplicando ese “tratamiento”.

El depredador sexual recibió una condena de 40 a 175 años de cárcel que se suman a los 60 que está cumpliendo por delitos de pornografía infantil. Cuando la magistrada le dictó la condena en enero de este año, lo miró fijamente a los ojos y le dijo: “Estoy firmando tu sentencia de muerte. No has hecho nada para que merezcas andar libre jamás. Yo no te dejaría solo ni con mis perros”.

Más información