Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético irá al TAS para que Simeone esté en la final de la Liga Europa

Si no prospera el recurso de apelación ante la UEFA el club rojiblanco acudirá al máximo tribunal deportivo y solicitará medidas cautelares para que el técnico pueda dirigir al equipo en Lyon

Simeone y su segundo Germán Burgos, durante el entrenamiento del Atlético celebrado en el Metropolitano el pasado miércoles.
Simeone y su segundo Germán Burgos, durante el entrenamiento del Atlético celebrado en el Metropolitano el pasado miércoles. AFP

El Atlético de Madrid agotará todas las vías jurídicas posibles para que Diego Pablo Simeone pueda dirigir a su equipo en la final de la Liga de Europa del próximo miércoles 16 de mayo, en Lyon, ante el Olympique de Marsella.

El Comité de Apelación de la UEFA resolverá este viernes sobre el recurso presentado por el club rojiblanco para tratar de reducir la sanción de cuatro partidos que le fue impuesta al técnico argentino por llamar repetidas veces “hijo de puta” al colegiado francés Clemènt Turpin tras ser expulsado por este en el Arsenal-Atlético en la ida de semifinales y por haber dado instrucciones técnicas desde un palco del Emirates Stadium de Londres. Simeone, que ya cumplió un partido de sanción en la vuelta de las semifinales en el Wanda Metropolitano, podría ver rebajado su castigo como mucho en un encuentro, por lo que tampoco podría sentarse en el banquillo del estadio Parc Olympique de Lyon. Se antoja complicado que los órganos disciplinarios de UEFA disminuyan la sanción más allá de un encuentro al tratarse de graves insultos al árbitro. Según fuentes del club rojiblanco, si el recurso de apelación ante la UEFA no prospera, el Atlético agotará todas las vías y acudirá al Tribunal de Arbitraje Deportivo de Lausana (TAS) para defender a su entrenador y además solicitará medidas cautelares contra la sanción.

Lo normal es que el TAS no resuelva sobre el fondo de la cuestión, pero sí deberá tomar una decisión de forma urgente sobre si concede las medidas cautelares. La decisión final del árbitro del TAS podría darse el martes o incluso en la misma mañana del partido entre el Atlético y el Olympique de Marsella, el miércoles. El Atlético puede alegar que hay motivos para la concesión de la suspensión cautelar porque el hecho de que Simeone no pueda estar en el banquillo en un partido tan trascendente como una final sería un daño irreparable.

Advertencia al Cholo

Dada su manera de dirigir y vivir los partidos, con una interacción continua con sus jugadores, la presencia de Simeone en la zona técnica es fundamental para el Atlético. “Me cambia más no estar en el banquillo que el ambiente de una final, es triste y feo. Pero las cosas están como están”, se sinceró Simeone el miércoles. El técnico ya se había expresado en los mismos términos al poco de conocerse la sanción: “Me siento mal. Entiendo que puede suceder en la velocidad que van las situaciones del campo. Tengo que mejorar en este aspecto y el que termina siendo expulsado no puede justificar nada”.

En el recurso que el Atlético presentó la semana pasada ante el Comité de Apelación de UEFA figura una observación que Clemente Villaverde, gerente y consejero del Atlético, ya hizo que constara en los informes que los delegados del organismo europeo elaboraron al término del partido con el Arsenal. Villaverde hizo saber que antes de que comenzara el partido en Londres, el cuarto árbitro se acercó al vestuario rojiblanco para hablar con Simeone. En el Atlético, en el que extrañó la advertencia, consideraron que su entrenador estaba inmerso en los últimos detalles del partido y que si el cuarto árbitro quería comunicar algo debería hacerlo ante Pedro Pablo, delegado del equipo.

El colegiado advirtió a este que a la primera que Simeone abandonara su zona técnica sería expulsado. El Cholo vio la roja tras reclamar de manera airada una tarjeta amarilla para un jugador del Arsenal por una entrada a Lucas y tras haber sido expulsado Vrsaljko por doble amonestación antes del minuto 10. Luego, llegaron los graves insultos y las instrucciones técnias desde el palco que le acarrearon la sanción de cuatro partidos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información