Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zarco, el piloto que no quiso ser el compañero de Márquez

El francés, nuevo fichaje de KTM para los próximos dos años, rechazó a Honda para evitar competir directamente con el español

gp españa motogp Ampliar foto
Rabat, Zarco y Márquez, en la conferencia de prensa en Jerez. EFE

Johann Zarco y Marc Márquez se llevan bien. Se entienden. Se toleran. Incluso en la pista. Donde sus estilos, agresivos ambos, mucho, convergen. Pero no se trataba de eso. El buen rollo no cuenta a la hora de tomar una decisión importante como la de para qué equipo y fábrica correr la próxima temporada. Y a Zarco, el piloto revelación de MotoGP, 27 años, más competitivo algunos días con su Yamaha satélite que Rossi o Viñales con la M1 oficial, le han salido muchos pretendientes últimamente. Conocida ya la decisión del director del Tech3, Hervé Poncharal, de romper su acuerdo con Yamaha para convertirse en el equipo satélite de KTM a partir del año próximo, se intuía que su piloto estrella, Zarco, podría acabar en el equipo oficial de la fábrica austriaca. Todo acompañaba. Su pasado como campeón en la Red Bull Rookies Cup y que el patrocinador siga siendo la marca de bebidas energéticas. Pero hubo otras fábricas interesadas en el francés, dos veces campeón de Moto2, podio en Argentina, un futuro prometedor.

Tanto Honda como Suzuki pidieron turno. Y recibieron la misma respuesta por parte del representante del corredor de Cannes: querían esperar a ver cómo iban las primeras carreras, no tenían prisa, empezarían a negociar al llegar a Jerez. Lo que ocurrió, sin embargo, fue que casi sin darnos tiempo a poner un pie en el renombrado circuito Ángel Nieto su fichaje por KTM ya se había hecho oficial. Este jueves, a las 11 de la mañana.

El acuerdo se selló en Austin, durante el último gran premio. Y sin que Zarco escuchara siquiera lo que tenían que decirle en Honda, la fábrica más poderosa del Mundial, ganadora del título, que estaba especialmente interesada en su llegada. O en Suzuki, que confía en Rins, pero todavía no ha decidido si seguir dando cancha a Iannone o buscarle sustituto. KTM, que este miércoles confirmaba la renovación de Pol Espargaró, estaba decidida a construir un proyecto ganador con Zarco como líder. Y así se lo hizo saber. “Es un gran reto. Si desarrollo bien la moto podremos tener un gran futuro”, decía el francés. Fue suficiente para convencerle.

Eso y la idea de no tener que competir con Márquez con sus mismas armas. “No es que no quisiera ser compañero de Marc, pero hablé con mi representante y pensamos que si me iba a Honda para estar al lado de Marc debería ser tan fuerte como él o mejor, y si iba a ser así de competitivo podía aceptar el reto de ir a KTM. Muchos piensan que si Marc llevara la KTM ganaría. No digo que yo sea como Marc, pero quiero asumir este reto”, explicaba.

Muchos en el paddock advierten en el francés a uno de los mejores pilotos de la nueva generación que deba relevar, junto a Márquez, a los Lorenzo y Pedrosa, y no entienden su decisión. No hay muchos capaces de rechazar a Honda. Pero Zarco siempre fue un tipo especial, un piloto que vive por las motos, que dejó su casa y a su familia en la adolescencia por las carreras, que convive con su representante, Laurent Fellon, en Aviñón, donde ha montado una escuela para pilotos de entre 8 y 13 años; un campeón de Moto2 que decidió quedarse un año más en la categoría (y volvió a ganar el Mundial) porque no tenía una buena oferta para dar el salto a MotoGP. Lo avala el propio Márquez –“Johann era uno de los pilotos más fuertes en los que pensaba Honda. Ha mejorado mucho. KTM se lleva a un gran piloto”–, que sí comprende cuáles son las motivaciones del francés: “Son dos estrategias diferentes. Si llegas a Honda tienes que ganar, porque la moto está para ganar. Al fichar por KTM Zarco podrá desarrollar la moto a su estilo, desarrollar el proyecto, y eso hace ilusión. No sé cuánto habrá apostado KTM, pero ha escogido al piloto ideal. Veremos hasta donde llegan”.

Más información