Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jordi Alba en versión original

El lateral ha repartido 11 asistencias y marcado cinco goles en una temporada en la que ha brillado por todo el carril izquierdo del Barça

deportivo - barcelona Ampliar foto
Messi y Alba festejan uno de sus goles en la final de Copa. GTRESONLINE

En una serie de reconocidos anuncios de Pirelli, allá en 1994, se veía a Carl Lewis con tacones antes de una salida de atletismo, también a Ronaldo marcando goles con el Barça y el Inter para luego aparecer con las suelas de los pies como si fueran de goma. “La potencia sin control, no sirve de nada”, rezaba el eslogan de la marca de neumáticos que hizo fortuna. Un lema que ha hecho bueno Jordi Alba durante el curso, revoltoso desde el carril, buen aspersor de centros y mejor aliado de Messi.

Hace un poco más de un año, Alba vivía sus peores momentos en el Barça porque por primera vez en seis temporadas no era titular, siempre por delante de Abidal, Adriano, Mathieu y Digne. Resulta que Luis Enrique no aceptaba sus desaires con su ayudante Juan Carlos Unzue, del mismo modo que pensaba que el equipo funcionaba mejor con una defensa de tres que firmó su obra magna frente al PSG. "Las alternativas tácticas le incomodaron como profesional", cuentan desde el entorno del jugador. Duró poco. Lo que quiso Valverde. "Tenía claro lo que podía dar Alba y le gustaba porque en sus equipos los carrileros siempre tuvieron recorrido", señalan desde las oficinas del Barça; "y a Digne lo quería ver más". Pasados unos días, decidió que Alba sería el dueño del ala izquierda, sobre todo porque sin Neymar se quedaba un vacío que se encargó de rellenar. Tenía hambre acumulada. “Desde el primer día llegó con muchas ganas, como si quisiera demostrar algo”, le reconocen desde la ciudad deportiva.

“Es el Jordi Alba del primer año”, se suele sentenciar en las conversaciones de barra. “Creemos que incluso es mejor”, replican desde las oficinas del Barça; “este año ha demostrado su verdadero nivel. Es un magnífico lateral, top donde los haya”. Los números así lo explican porque no hay otro defensa que sume tantas asistencias en la Liga (ocho), seguido por José Ángel (siete con el Eibar). “Ha madurado en lo personal por el hecho de ser padre y también en lo táctico, quizá porque ha estado convencido de la idea desde el inicio”, convienen desde la entidad azulgrana; “estamos encantados porque ha evolucionado en todo. Es como el buen vino porque mejora con los años”. Una frase que se aprecia si se atienden a sus piernas.

Comparado con los laterales del Barça, Madrid y Atlético, es el segundo lateral que más kilómetros cubre por encuentro (10,4), por detrás de Sergi Roberto (11,1), Vrsaljko (10,3), Filipe Luis (10,2) y Carvajal (10,1). Y, aunque no es el más veloz porque su máxima velocidad registrada este año es de 33,5 km/h, por detrás de Lucas Hernández (34,1), Carvajal (33,8) y Semedo (33,6) —igual que Vrsaljko (33,5); y por delante de Sergi Roberto (33,2), Marcelo (32,1) y Filipe (31,1)—, sí que es el que contabiliza más metros al sprint [aquellos en los que la velocidad supera los 21km/h], puesto que tiene una media de 861 metros por partido, seguido por el resto: Sergi Roberto (842), Carvajal (785), Semedo (769), Vrsaljko (753), Lucas (602), Filipe Luis (4309) y Marcelo (425). “Es un portento y un profesional”, explican desde su círculo; “pero también porque se cuida mucho y no se salta un solo día de dieta”.

Lateral en campo ajeno

Pero Alba no solo corre porque es el segundo defensa de la Liga que más pases ha realizado (1.829 en total y 1.577 bien), únicamente a rebufo del bético Mandi (1.867 y 1.717) y por delante de Ramos (1.649 y 1.490) y Piqué (1.631 y 1.458). Lo reseñable, sin embargo, es que es el octavo que más pases realiza en campo contrario (1.082), estadística liderada por Messi (1.408) y en la que Marcelo (1.006) queda como el segundo defensa de la lista, y el undécimo de la general. Una temporada más que notoria la de Alba porque en 3.640 minutos —es el séptimo jugador con más minutos de la plantilla tras Messi (4.175), Luis Suárez (4.058), Ter Stegen (3.960), Rakitic (3.884), Busquets (3.739) y Piqué (3.736)—, ha logrado firmar 11 asistencias (ocho de ellas para Messi). “Desde el primer día congeniaron y así han seguido hasta hoy”, revelan desde su entorno.

Todo un quarterback desde el costado que en sus anteriores temporadas logró como máximo nueve (2015-16) y ocho (2014-15) pases de gol. Ha festejado, además, tres tantos, su segundo mejor registro tras los cinco que convirtió en su primer año de azulgrana. Es el mejor repunte de Alba, la versión original.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información