Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real Madrid se asfixia en La Fonteta

Los de Laso caen ante un Valencia orgulloso (96-88) y pierden su renta en la lucha por la cuarta plaza de la Euroliga antes de recibir al Zalgiris en un duelo crucial por el factor cancha en cuartos

Green se cuela entre Randolph y Taylor
Green se cuela entre Randolph y Taylor EFE
Euroliga Fase Regular

Finalizado

Con la misma atmósfera orgullosa y reivindicativa con la que se llevó la pasada Liga, el Valencia volvió a derrotar al Real Madrid en un duelo clave para las opciones europeas de los blancos. Los de Laso se asfixiaron de nuevo en La Fonteta ante un rival más intenso y acertado a pesar de no tener ya opciones en el torneo. Con siete jugadores en dobles dígitos de valoración (Dubljevic, Sastre, Rafa Martínez, Doornekamp, Pleiss, Van Rossom y Will Thomas) y un 15 de 30 en triples, el conjunto de Vidorreta anuló otro magistral partido de Facundo Campazzo (17 puntos, 12 asistencias y 29 de valoración). La derrota del Maccabi concedió a los madridistas la clasificación matemática para el top-8 pero, perdida la victoria de renta sobre sus competidores directos, el duelo de este jueves ante Zalgiris adquiere una importancia crucial en la lucha por la cuarta plaza, la última que otorga ventaja de campo en la eliminatoria de cuartos.

En un comienzo electrizante y sin defensas, el Valencia tomó la iniciativa gracias a la puntería de Dubljevic y al dominio en el rebote y no la perdió en toda la noche. Respondió el Madrid con los triples de Taylor y la intensidad de Campazzo y el marcador viajó en un santiamén del 14-7 al empate a 19. Pero los blancos no encontraron nuca la firmeza atrás y no se deshicieron del papel de perseguidor. El conjunto de Vidorreta no descubrió de inicio las rendijas para sortear la intimidación de Tavares, pero anotó a un ritmo desaforado aprovechando el acierto de Rafa Martínez y la intrepidez del recuperado Van Rossom. Los de Laso no conectaron sus pívots en ataque, pero mantuvieron el pulso con la producción de Carroll y la fluidez del Facu (un reloj con 6 asistencias en cada mitad). Un toma y daca tuvo un punto de inflexión: el viaje de Tavares al banquillo para recuperar el resuello.

Sin el gigante caboverdiano en la pista, Pleiss vio la luz. Con cuatro puntos consecutivos y un puñado de rebotes del alemán, el Valencia cogió carrerilla (36-26, m. 14). El Madrid pagó sus desajustes en el rebote con la pérdida del ritmo y el control. Para arreglarlo, Laso tiró de Felipe y Thompkins —el técnico estiró la prudencia y reservó a Doncic para el pulso ante el Zalgiris—. Ganaron algo de solidez los blancos, pero no dejó de enseñar el colmillo el Valencia (46-40, m. 20). A pesar de descabalgar precipitadamente de la pelea por los ocho primeros puestos —después de encadenar 10 derrotas consecutivas entre la jornada 5 y la 14—, los de Vidorreta no se dejaron ir en la competición. Hace meses que La Fonteta se convirtió en un fortín, con victorias de relumbrón ante Panathinaikos y CSKA y solo dos tropiezos locales en los últimos ocho choques. La bravura ante el Madrid recordó al ambiente de la pasada final de Liga y volvió a encumbrar al Valencia.

Con mucho más en juego para los madridistas se esperaba su reacción en la reanudación, pero lo que llegó fue un parcial de 7-0 para el Valencia que encendió las alarmas en el banquillo de Laso (53-40, m. 22). Mientras Green se sumaba a lo grande a la artillería taronja (7 puntos, 3 asistencias y 2 robos en el tercer cuarto), Tavares acumulaba su tercera falta personal. Solo los rebotes de Randolph y la visión periférica de Campazzo agarraban al Madrid al duelo. Los pases del Facu activaron al Taylor más anotador (17 puntos), pero no cedió ni un milímetro el Valencia, excelso desde el 6,75 (70-60, m. 30). Buscó el reenganche el Madrid con un 0-5 de salida en el último cuarto que no encontró continuidad. Rudy falló un adicional tras un triple, Ayón cayó en combate tras doblarse el tobillo izquierdo en un rebote, y los blancos desperdiciaron una antideportiva de Sastre a Tavares con dos fallos del pívot desde el tiro libre y la posterior pérdida de balón de Taylor. Tras semejante secuencia de despropósitos, el propio Sastre volvió a colocar los 10 de ventaja para sentenciar el triunfo del Valencia. El domingo, en la Liga, se repetirá el duelo con los mismos contendientes. En Europa, el Madrid se ha quedado sin colchón. Si quiere la cuarta plaza deberá ganar al Zalgiris en el duelo directo de este jueves y quizá también los partidos ante el Estrella Roja en Belgrado y frente al Brose en casa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información