Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Joventut plantea su disolución si no solventa su viabilidad económica en un mes

La directiva que preside Juanan Morales convoca una Junta General decisiva para el 22 de marzo

Un partido en el Olímpic de Badalona entre el Joventut y el Zaragoza. Ampliar foto
Un partido en el Olímpic de Badalona entre el Joventut y el Zaragoza. EFE

El Joventut se ha concedido un plazo de un mes para solventar la crítica situación económica por la que atraviesa. La falta de liquidez del histórico club badalonés se ha producido después de que fallaran los compromisos que había contraído el Ayuntamiento de Badalona. Se estima que el club precisa alrededor de un millón de euros para hacer frente a los pagos más inmediatos.

El desbloqueo de la grave situación económica de la Penya pasa porque el Ayuntamiento de Badalona realice el pago de las dos primeras mensualidades del acuerdo de patrocinio suscrito el pasado mes de marzo (160.000 euros), así como de que el club reciba unos 900.000 euros de la Fundación Badalona Capital Europea del Bàsquet.

El consejo de administración del Joventut de Badalona planteará a sus accionistas, el próximo 22 de marzo, la disolución del club si en esa fecha no se ha solucionado su “falta de liquidez actual”, según se indica en la convocatoria de la junta general extraordinaria programada para ese día.

La entidad verdinegra señala que, hasta esa fecha, “puede resolverse la situación de falta de liquidez actual” que ha llevado al Joventut a plantearse la liquidación de la sociedad. “Ante la eventualidad de la imposibilidad de continuidad de las actividades de la sociedad”, indica la convocatoria, el presidente del club, Juan Antonio Morales, se vería en la situación de plantear a los accionistas la votación “de las decisiones que haya de tomarse ante esta situación y, en su caso, la disolución de la sociedad”.

La junta se iniciará con la información a los accionistas de la situación económica del club y de los “eventos y circunstancias” transcurridos desde la entrada del consejo de administración presidido por Morales, el pasado mes de abril, hasta la celebración de la junta extraordinaria del próximo día 20.

El consistorio badalonés condicionó la semana pasada esos pagos a que el club justifique los 900.000 euros recibidos por la fundación para el mantenimiento del Palau Olímpic de Badalona durante los años 2014 y 2015.

En paralelo a la crisis económica, el equipo verdinegro está inmerso también en una grave crisis deportiva. Es penúltimo en la Liga Endesa, con cuatro victorias. La próxima jornada jugará en la cancha del Betis, último clasificado, también con cuatro victorias y que acaba de fichar al estadounidense Askia Booker, un base de 24 años procedente del Delaware, el filial de los Sixers.

Descienden los dos últimos clasificados y restan 14 jornadas para el final del campeonato. El antepenúltimo es el San Pablo Burgos, con seis victorias.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información