El Villarreal supera con estilo y oficio a un Levante vacío

El conjunto de Calleja se coloca cuarto y adelanta al Madrid, con dos partidos menos

Oier hace penalti a Castillejo.
Oier hace penalti a Castillejo.Domenech Castelló (EFE)

Con estilo y ambición, el Villarreal superó a un Levante deprimido, sin fútbol ni remate y al que el orden no le alcanza. El conjunto de Orriols solo ha ganado un partido de los últimos quince disputados, triunfo que consiguió dos meses atrás ante Las Palmas. Un pasaje estepario que acerca al descenso al equipo de Muñiz. Todo lo contrario que el Villarreal, aparente y pragmático, recuperada su esencia y ambición con Calleja en la dirección.

Venció el Villarreal por juego y oficio, por sus destacadas individualidades, por sus violinistas en el centro del campo, con Rodrigo en el mando y Trigueros y Fornals repartiendo caramelos. La habilidad de Castillejo erizaba los pelos a los defensas granotas, tanto como la presencia en

ataque de Cheryshev y Enes Ünal que completaron una actuación coral para dejar en nada al Levante cuyo orgullo le dio para maquillar el resultado con un penalti final que convirtió Roger Martí, recuperado el delantero tras seis meses ausente por una rotura de ligamentos.

Hermético el Levante, el Villarreal tenía asumido que iba a necesitar paciencia para desmontar el pesado andamio granota, una fortaleza con sus diez jugadores de campo defendiendo desde el inicio el área de Oier que, sin embargo, encontró en los palos a sus mejores zagueros. Un disparo de Enes Ünal, tras tocar en Rober Pier, fue a parar a la base del larguero azulgrana rebotando el esférico de nuevo en el travesaño. El segundo rechazo fue cabeceado por Cheryshev obligando a Oier a realizar una gran intervención. Posteriormente, el palo izquierdo de la portería azulgrana impedía el gol de Castillejo tras revolverse en el área. La historia se repitió al inicio de la segunda mitad.

El Villarreal continuó con el asedio y en una gran acción individual otra vez de Castillejo, Oier derribó al malagueño. El penalti lo convirtió Trigueros. Sin llegar a la media hora de partido el Villarreal ya había conseguido lo más difícil, descoser a los granotas. El Levante necesitaba revisar su plan y dio el requerido paso adelante que comenzó a comprometer a los amarillos. De un monólogo se pasó a un diálogo entre dos. Sin el esférico el conjunto de Calleja comenzó a desfigurarse y a verse obligado a protegerse por la intención granota cuyo crecimiento en el partido lo detuvo el descanso.

Tras el receso, Castillejo de nuevo se encontró con el palo derecho de Oier como enemigo. El Villarreal se procuró el esférico para recuperar su virtud. Y en una internada de Enes Ünal por la banda derecha Cheryshev marcaba de cerca asistido por el delantero turco que estuvo cedido dos meses en el equipo de Orriols. El Levante se quedó sin ánimo ni respuesta superado por un Villarreal con estilo y ambición.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS