Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Quiero ver al equipo de Javier Calleja”

El entrenador del Villarreal aspira a imprimir su sello a un equipo que hoy tratará de agudizar la crisis de resultados del Real Madrid

javier calleja
Calleja, entrenador del Villarreal, posa durante la entrevista. EL PAÍS

En junio pasado, Javier Calleja (Alcalá de Henares, 1978), se enfrentaba al Madrid en semifinales de Copa de juveniles. Hoy, tras pasar brevemente por el filial, el ahora entrenador del Villarreal se sentará en el banquillo del Bernabéu para enfrentarse al Madrid de Zidane. Pocas horas después de que el equipo amarillo cayera eliminado por el Leganés, Calleja atiende a la entrevista en una sala diáfana de la ciudad deportiva en la que todos los preparadores de la cantera comparten espacio e impresiones.

Pregunta. La eliminación de la Copa supone la primera decepción como entrenador del Villarreal. ¿Ha conciliado el sueño?

Respuesta. Sí. Se puede ganar o perder pero lo importante es analizar el cómo. Ante el Leganés vi al equipo que quiero ver. Desde el minuto uno fuimos a por la victoria, dominamos e hicimos muchas ocasiones. Nos faltó efectividad.

P. Decía Xavi Hernández que el fútbol es cada vez más físico y táctico, y que hay más simeones que guardiolas. El Leganés supuso un claro ejemplo.

R. Es más fácil trabajar los mecanismos defensivos, conseguir que un equipo esté arropado, que cierre los espacios, que esté más pendiente del fallo rival. Resulta admirable, en todo caso, los entrenadores que basan su juego principalmente en el apartado defensivo, que sus jugadores crean en una forma de trabajo que les dé resultado. Convencer a los jugadores de calidad de que se pongan el mono de trabajo siempre es complicado. Pero creo que es mucho más atractivo para todos, más rico para el fútbol, el jugador y el aficionado, ver que un equipo es capaz de dominar a base de tener el balón, de la posesión, de saber interpretar los espacios. Y a raíz de esos conceptos ofensivos, montar un sistema defensivo fuerte.

P. Entonces usted está más cercano a la idea de Guardiola.

R. Me gusta intentar aprender de todos. Pero quiero tener mi sello y personalidad sin comparación con nadie. Pero sí que es verdad que las ideas que intento inculcar a mi equipo se asemejan más a la filosofía de juego de Cruyff, Guardiola y el Barcelona.

P. Para Fernando Roig el Villarreal, un club de pueblo con escasa masa social, necesitaba ofrecer un valor añadido a través del buen juego para ganarse el afecto. ¿Usted qué opina?

R. Por supuesto. Llegué aquí jovencito. He visto crecer el club y he sido parte como jugador y ahora como entrenador. Comparto la idiosincrasia. Es lo que he vivido aquí en el Villarreal, lo que he mamado y lo que intento poner en práctica en mis equipos.

P. Siguiendo con el tema del estilo, Manuel Pellegrini consideraba que en el fútbol, al igual que la vida, necesita de un compromiso estético y ético, que el fin no justifica los medios. ¿Comparte el pensamiento del chileno?

R. Totalmente. Muy buena filosofía. Vencer y convencer no solo es ganar y resultados. Se puede conseguir de todas las maneras y sistemas y planteamientos. Pero también hay que intentar llegar al corazón de las personas y para ello hay que procurar jugar de la manera más bella posible. El fútbol debe de ser un espectáculo.

P. ¿A qué equipo le gustaría que se pareciese el Villarreal?

R. Al mío. El Villarreal tiene que tener su sello. Conmigo de entrenador quiero ver al equipo de Javier Calleja, de nadie más.

Hay que intentar llegar al corazón de las personas y para ello hay que procurar jugar de la manera más bella posible"

P. Los dos últimos entrenadores del Villarreal tenían caracteres totalmente opuestos. Marcelino tensiona al máximo al vestuario. Para Fran Escribá el grito distorsiona el mensaje. ¿Dónde se sitúa usted?

R. Creo en el equilibrio. Hace falta conocer un vestuario y saber muy bien cuándo utilizar la vara o una caricia, unas veces buenas palabras y otras veces el látigo. Son herramientas que tienes que utilizar en su justo medio.

P. ¿Se divierte en el banquillo de un equipo de élite?

R. Yo intento disfrutar de todo. Pero se sufre. Hay que relativizar la profesión, con la seriedad y el profesionalismo que merece. Pero hay que vivir.

P. ¿Cuál es su receta para conseguirlo?

R. Intento buscar tiempo para mí y mi familia. Hacer deporte, leer, viajar y perderme por las ciudades, culturizarme, la gastronomía, el conocer otro tipo de profesiones, ver cómo trabaja un chef… Vivencias que enriquecen y que me ayudan a desconectar para no volverme loco.

P. Ese conocimiento del club, de su historia reciente, de la cantera tras seis temporadas en el fútbol base, ¿ha sido clave para que los Roig confiaran en usted?

R. Ha podido ser un punto importante. Tengo conocimiento de cómo se trabaja desde la base al primer equipo y una formación que he adquirido aquí, en el fútbol base donde me ha ido bien.

P. Su paso por el juvenil y el filial le ha facilitado la utilización de muchos canteranos para el primer equipo cuando ha tenido bajas por lesión.

R. Si no tuviésemos un filial como el que tenemos, si no hubiese un trabajo desde abajo no podríamos funcionar. Los chicos están aprovechando la oportunidad.

El Real Madrid, herido, es peligroso y Zidane tiene mucho crédito

P. La marcha de Bakambu también habrá supuesto una contrariedad para usted, un mensaje que el vestuario y la afición puede interpretar como de poca ambición del club más allá del suculento negocio.

R. El mensaje no se debe de interpretar por ahí. Todos debemos saber el mundo en el que nos movemos. Cédric Bakambu tiene una cláusula y ha venido un equipo con poder adquisitivo importante para fichar al jugador [en Francia apuntan que el franco-congoleño cobrará 18 millones de euros brutos anuales]. Para Bakambu y su familia era una oportunidad importante para su vida.

P. La llegada de Roger Martínez como sustituto de Bakambu, ¿era lo que esperaba?

R. Roger es un jugador que tiene 23 años que el Villarreal lo llevaba siguiendo de temporadas atrás. Es un complemento muy bueno para los jugadores que tenemos en la parte de arriba. Lleva un mes sin competir y esperamos que se ponga en forma lo antes posible, que conozca a sus compañeros .De la noche a la mañana no va a tener pleno rendimiento. Hay que tener paciencia.

P. Terminan la primera vuelta en el Bernabéu en el peor momento del Madrid en las últimas temporadas, cuestionado Zidane por los malos resultados y el bajo rendimiento individual y colectivo de los blancos. Desde la distancia, ¿considera que es una cuestión física, mental, de falta de hambre después de ganar tantos títulos?

R. Lo que veo que un Madrid herido es peligroso. Es verdad que no pasa por el mejor momento, los números así lo demuestran. Pero sigue siendo el Real Madrid y no te puedes fiar por cómo llegan porque en cualquier momento resucitan. Tiene dos onces diferentes para disputar la Liga con ambos. Serán muchos factores que están influyendo en su irregular rendimiento. Pero no conozco la situación real del Madrid, no debo opinar ni me incumbe. El fútbol tiene muy poca memoria. Zidane ha sido, creo, el entrenador que más títulos ha conseguido para el Madrid en apenas dos años. Zidane tendrá que encontrar los motivos por los que esta temporada se están dando los malos resultados. Pero no puede perder todo el crédito que tiene y que se ha ganado.

P. El Villarreal va al Bernabéu a…

R. Ganar.

Más información