Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zidane: “Me cansa escuchar que el Madrid está mal. No es verdad”

El técnico francés se escuda en que "decir que todo va mal vende más" y asegura que ya ha notado en sus jugadores un cambio tras la reunión del martes

Zidane durante el entrenamiento.

Zinedine Zidane decidió el pasado martes dar un giro a radical a su discurso. Después del pinchazo en Vigo y de más de media hora de charla con sus jugadores, entendió que la situación del equipo requería una conferencia diferente. Abandonó la sonrisa de su rostro y por primera vez sacó la bravura. Fue el Zidane con más fuerza que se haya visto desde que llegó al Madrid en 2001 como jugador. Y fue una excepción. Tanto en el pospartido de Copa ante el Numancia como este viernes, el técnico recuperó la templanza y evitó la confrontación. Cuestionado por las críticas y el nerviosismo de los suyos, desvió el tiro: "No tenemos que mirar lo que dicen de nosotros. Todo lo que se dice del Madrid es negativo. Yo no lo veo así. La situación es la que es y tenemos que sacar lo positivo, que estamos vivos en todas las competiciones. No estamos tan mal como se dice", aseguró el entrenador. 

Solo una pregunta perturbó algo su calma. "¿Está cansado de escuchar que el Madrid está mal?". Y Zidane no se cortó. Apuntó a la prensa: "Sí, me cansa. Es fácil decir que todo está mal. Pero sabéis que no es todo negativo aquí. Es muy bonito hablar en negativo del Real Madrid, vende más", replicó. Tres días después de una reunión con sus jugadores en la que trató de reforzar aún más la unidad y asegurarse mayor compromiso, especialmente en la Liga, Zidane dice que ya nota mínimamente los cambios. "Siempre sacas cosas positivas, pero luego hay que demostrarlo. No es juego lo que nos falta, es continuidad y eso se consigue ganando dos partidos. Eso es lo importante, pero últimamente nos está costando", reconoció.

No lo hizo frente a Celta y Numancia y todo lo que no sea una victoria frente al Villarreal (16.15, beIN LaLiga) en el Bernabéu enturbiaría aún más el clima que rodea a este Madrid. A los blancos les espera una afición agitada, cuya reacción en estos momentos es imprevisible. Zidane no teme. "No me preocupa, lo que le puedo decir a la gente es que ayude al equipo. Es lo que siempre han hecho. Les digo que no escuchen mucho. Igual que cuando estamos bien no hay que tener mucha euforia, en los momentos de dificultades necesitamos que le gente esté con su equipo", espetó el técnico, que aseguró entender la reacción de la masa social al ver cómo se refuerza el Barcelona mientras el Madrid espera. "Puede extrañarles", dijo, mientras volvió a cerrar la puerta a cualquier refuerzo: "Si tienes un jugador que quieres y está disponible puede parecerme bien traerlo, pero yo no veo algo o alguien que pueda cambiar todo eso. Veremos en junio". 

Respecto al sorteo de cuartos de Copa, donde el Madrid se las verá con el Leganés, mantuvo la calma y valoró el no tener que viajar. "El Leganés es difícil, complicado, lo bueno es que no vamos a salir de Madrid. Antes de pensar en semifinal hay que pensar en cuartos. Da igual quién esté, nosotros somos el Madrid. Todos los adversarios son difíciles".