Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La asistencia al Camp Nou es la peor de la década

A pesar del liderato y de Messi solo acude una media de 63.000 espectadores

Umtiti, durante el Barça-Sevilla en el Camp Nou. Ampliar foto
Umtiti, durante el Barça-Sevilla en el Camp Nou. Gtresonline

Una media de 63.000 espectadores acude al Camp Nou, cuyo aforo es de 99.354 aficionados, durante la temporada 2017-2108. La tendencia, después de la disputa de 12 partidos —no se contabiliza el disputado el 1 de octubre a puerta cerrada contra el Las Palmas—, augura que el actual puede ser el peor registro de la década, que ha tenido como pico más alto el del ejercicio 2010-2011, con 79.000 aficionados, o el de 2015-2016 con 78.700. A excepción de la ida de la Supercopa, cuando el Barcelona recibió en agosto pasado al Madrid, no se cuenta un solo encuentro en que se haya superado la cifra de 80.000 seguidores.

Ha habido diferentes partidos, como el último jugado contra el Deportivo, en que apenas han acudido 50.000 aficionados, y solamente se han superado los 70.000 con las visitas de la Juve en la Champions, el derbi con el Espanyol y ante el Málaga. La media de la temporada pasada fue de unos 77.000 espectadores y hace dos años superó también los 70.000.

La asistencia al Camp Nou ha disminuido de forma importante por varios motivos a pesar de que el equipo es líder destacado de la Liga, quedó primero en la fase de grupos de la Champions y presume de tener al mejor jugador del mundo: Leo Messi. Hay partidos que estuvieron condicionados por el horario, también han influido las bajas temperaturas y seguramente la hinchada ha estado más expectante que activa con un equipo que perdió calidad y prestigio por la salida de Neymar. Además de que el calendario ha dejado a Real Madrid, Atlético, Valencia y Villarreal para la segunda vuelta.

Menos turistas

Hay, sin embargo, un factor que se considera clave: el turismo ha experimentado un descenso notable en Barcelona y Cataluña —la caída en octubre se estima que fue de un 4,7% de visitantes— desde los atentados terroristas del mes de agosto y de las movilizaciones sociales generadas por el independentismo. Al respecto hay que tener en cuenta que cada vez hay más socios que liberan sus localidades, mediante la modalidad del seient lliure, y que alrededor de 25.000 de estas entradas se vendían a los turistas, cuyo flujo también ha disminuido sensiblemente en la tienda y el museo del Barcelona.

El descenso coincide con la decisión de la directiva de construir el Espai Barça que contempla la mejora y ampliación del Camp Nou. El club está pendiente de que el Ayuntamiento apruebe el plan el próximo año después que el proyecto fuera adjudicado al estudio Nikken Sekkei, asociado ahora a b720 Fermín Vázquez tras la renuncia de Joan Pascual y Ramon Ausió.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información