Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real Madrid luce robustez ante el Brose

Thompkins y Tavares abruman al conjunto alemán (66-81) en una exhibición defensiva de los de Laso

Tavares intenta taponar a Hickamn
Tavares intenta taponar a Hickamn AP
Euroliga Fase Regular

Finalizado

Un Madrid macizo derrotó al Brose en Alemania (66-81) y se apuntó su octava victoria en la Euroliga, la tercera consecutiva tras una secuencia de seis derrotas en siete partidos. Con Thompkins (20 puntos, con 3 de 4 en triples y 22 de valoración) y Tavares (9 puntos, 10 rebotes y muchos palmos de intimidación) al frente, los de Laso certificaron su creciente solvencia tras los desajustes y el desasosiego al que le abocaron las lesiones. Con Doncic expulsado ante el Valencia y con el perfil más bajo del esloveno ante el Brose, los blancos demostraron que han hecho de la necesidad virtud, ampliando su repertorio y manteniendo el compromiso.

Con Campazzo dominando el ritmo y Tavares los rebotes, con 10 puntos de un vibrante Thompkins y ocho de un Causeur afinado, con solidez defensiva y dinamismo en ataque, el Madrid firmó una sobresaliente puesta en escena en Bamberg (13-29, m. 10). El prólogo a un brillante ejercicio de robustez. De principio a fin.

Después de perder a Randolph por lesión en la tunda sufrida en Vitoria a mediados de noviembre, los blancos consiguieron estabilizar el parte médico primero y cimentar su plan con paladas de cemento más tarde. La continuidad en la línea de trabajo en estas semanas, con el único contratiempo de los problemas de Rudy, ha permitido a Laso rearmar un plan destartalado por la plaga de bajas y ajustar la contabilidad en el torneo. Con el mismo brío competitivo con el que derrotaron a Barça y Valencia, los blancos pasaportaron al correoso Brose.

Se presentaban los blancos en Alemania después de cuatro derrotas en las últimas salidas (Maccabi, Baskonia, Panathinaikos y Olympiacos) y el propósito de enmienda les llevó hormigonarse con aplicación gremial y acierto excelso. Al descanso, el Madrid presumía de un 10 de 12 en tiros de dos y dominaba con solvencia bajo los aros (8-17 en rebotes en los primeros 20 minutos). Un dominio que progresivamente se fue reflejando en el marcador (29-46, m. 17).

Presumía el Brose de Trinchieri de no firmar rendiciones anticipadas, con la remontada de 26 puntos ante el Barça como hito más destacado, pero el Madrid no dio opción a que su rival recurriera a la épica. Sin rendijas ni desconexiones, los blancos fueron aumentando el colchón (46-66, m. 28). El conjunto alemán no encontraba antídoto para Thompkins y Tavares seguía siendo inabarcable. Apenas Hackett y Lo mantuvieron el tipo en un equipo que había derrotado a los otros cuatro españoles del torneo. Con el Madrid no pudo.

La carga alemana se limitó a un insuficiente parcial de 10-5 al comienzo del último cuarto. Pero, con 61-75 en el marcador, Lo, Hackett y Rubit fallaron tres intentos consecutivos desde la línea del 6,75 que hubieran dejado en 11 la renta madridista. Hasta ahí llegó un Brose irregular. El Madrid se apuntó en Baviera su octavo triunfo en 14 jornadas. Los blancos cerrarán el año y la primera vuelta de la Euroliga el jueves 28 en Estambul ante el Fenerbahçe.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información