Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El artista del fútbol sala que sueña con el Mundial

Ben Yedder, máximo goleador de la Champions con Cristiano, lidera a un Sevilla que busca sellar los octavos en Maribor

Ben Yedder
Ben Yedder celebrando un gol con la camiseta del Sevilla. EFE

Introvertido y siempre solo. Pero también cariñoso con alguno de los utilleros del primer equipo del Sevilla. Así viajó Wissam Ben Yedder (Sarcelles, Francia; 1990), máximo goleador de la Liga de Campeones junto a Cristiano Ronaldo (8 tantos) en una expedición del Sevilla que buscará este miércoles ante el Maribor su segunda clasificación consecutiva para los octavos de final de la Champions. Un punto bastaría al Sevilla para lograr el pase en este Grupo E, aunque incluso podría valerle hasta la derrota si el Spartak no gana en Liverpool.

En las estadísticas de la máxima competición continental brilla con nombre propio el nombre de Ben Yedder. Con ocho goles, seis en la fase de grupos (tres al Liverpool y otros tres al Maribor), más dos en la previa ante el Basaksehir, el pequeño delantero del Sevilla se codea con Cristiano (8 goles en la fase de grupos), Kane, Cavani o Neymar (con seis antes de la disputa de esta última jornada de la fase de grupos).

"Claro que es un orgullo estar ahí junto a nombres como Cristiano, Kane, Cavani o Neymar. Está muy bien, pero ellos están a otro nivel, muy alto. Pero es un honor estar a su lado como máximo goleador de la Liga de Campeones", aclara a este diario Ben Yedder, quien sonríe cuando aclara que los dos goles ante el Basaksehir en la previa también son de la Liga de Campeones, aunque la UEFA no lo conmpute así. Por lo tanto, se considera, junto a Cristiano, el máximo goleador de esta edición del torneo.

"Me gusta verme ahí, pero lo más importante es lograr la clasificación. El equipo siempre es lo primero", aclara. Ben Yedder no tiene la gran aureola de otros grandes delanteros que ha tenido el Sevilla, caso de Luis Fabiano o Kanouté, pero su idilio con la Liga de Campeones es innegable. Por eso ya es el máximo anotador en la historia del Sevilla en la fase de grupos y está a solo dos de los 12 que hizo Luis Fabiano incluyendo las previas.

18 goles en el primer año

El francés llegó al Sevilla con la misión de suplir a su compatriota Gameiro y en su primera temporada marcó 18 goles en todas las competiciones que disputó en el Sevilla, siendo el máximo goleador del equipo andaluz en el año de Jorge Sampaoli. Monchi, el anterior director deportivo, lo fichó a cambio de nueve millones de euros por sus buenos números en el Toulouse y también por su capacidad para participar del juego colectivo del equipo, algo que se resaltaba mucho en los informes que el exfutbolista Ramón Vázquez, miembro de la secretaría técnica que le hizo un amplio seguimiento. "Salvando las distancias, tiene cosas de Romario en el área", pregonan en el club andaluz. Rápido y letal en el área, sus movimientos en espacios cortos tienen una explicación. Antes de dedicarse al fútbol profesional, Ben Yedder fue un destacado jugador de fútbol sala en Francia, hasta el punto de que fue internacional absoluto dos veces con el país galo.

Máximo goleador del equipo andaluz con 13 goles en 17 partidos, cinco de ellos en los tres últimos que ha disputado el conjunto andaluz, Ben Yedder explota bien su educación en el fútbol sala en el fútbol español, donde se necesita una gran capacidad técnica y rapidez en espacios cortos. "Lo pasaría peor en otros escenarios, como la Premier o la Serie A", afirman en el Sevilla, puesto que Ben Yedder sufre cuando se tiene que fajar con centrales muy corpulentos y tiene dificultades para ir al espacio en velocidad. A pesar de ello, los técnicos destacan su velocidad de reacción en espacios cortos, definitivos cuando se mueve en el área. Es la herencia de un deporte que Ben Yedder practicó hasta los 20 años, cuando decidió centrarse en el fútbol y comenzar su carrera en el Toulouse. Internacional absoluto con Francia en fútbol sala, su sueño es serlo en el de fútbol y disputar el próximo Mundial. A pesar de que renunció a jugar con Túnez (también clasificada para Rusia 2018), lo tiene complicado ante el gran elenco de delanteros de Francia.

"Le tengo mucho respeto a Túnez, pero Francia es otra cosa. Es la selección con la que quiero jugar, pero por el momento el seleccionador (Deschamps) elige a otros. Claro que es un sueño jugar la Copa del Mundo con Francia. Si sigo marcando goles en el Sevilla y en competiciones como la Champions podría cumplirse", recalca este goleador con alma de artista.

Más información