Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos los cruces de octavos de la Copa del Rey

El Celta-Barcelona es el emparejamiento más duro de una eliminatoria en la que el Madrid jugará contra el Numancia y el Atlético contra el Lleida

Iago Aspas intenta irse de Gerard Pique, en el suelo. ©GTRESONLINE

Hace cuatro temporadas que ningún equipo de Segunda B, el último fue el Racing de Santander, accede a octavos de final de la Copa del Rey. En esta edición hay dos en liza, así que llegado el sorteo para ellos se trataba de que les cayese el gordo o el reintegro para seguir jugando. Formentera y Lleida, los dos supervivientes, anhelaban a Real Madrid, Barcelona o un enfrentamiento entre ambos. Al final los isleños se llevaron la pedrea y los catalanes uno de los premios mayores tras un sorteo que no tenía ningún condicionante más allá de que el equipo de menor categoría jugase el partido de ida en su terreno y que, aún así, no cruza a ninguna de los seis primeros clasificados a día de hoy en la Liga. Todos pueden entrar en cuartos de final si se cumplen los pronósticos en una competición que tiene un punto indómito.

El Formentera quiere dar continuidad a ese espíritu rebelde. El pequeño enclave mediterráneo por el que ya pasó el Sevilla la pasada campaña y que completó su aterrizaje en el mapa futbolístico nacional al superar al Athletic en la presente edición, recibirá ahora al Alavés, finalista hace apenas seis meses, en el primer partido de una eliminatoria por una plaza en los cuartos de final. El emparejamiento fue recibido entre la tibieza y la ambición. “Saldremos a disfrutar y a competir. Tenemos las misma opciones que contra el Athletic”, explica el entrenador Tito García Sanjuán. El Lleida se sintió más dichoso. Al menos sus jugadores, agolpados ante el televisor para seguir su destino, festejaron el cruce con el Atlético. El sorteo deparó ese duelo inmediatamente después de conocerse el del Formentera y, visto lo visto, todos en la ciudad catalana lo dieron por bueno con la ilusión de una visita al Wanda Metropolitano. “Poder disfrutar de algo así es un sueño”, confiesa Diego Rivas, el guardameta del equipo. También se sintió afortunado uno de los dos equipos de Segunda División que han llegado a los octavos de final. El Numancia jugará contra el Real Madrid nueve años después de su última experiencia en Primera División. Su compañero en la categoría, el Cádiz deberá viajar de nuevo a Sevilla. Tras salir victorioso de Heliópolis ante el Betis le esperan ahora en Nervión. Entre los grandes, la mayor exigencia será para el Barcelona que tendrá que apear al Celta, siempre enfocado a encontrar en la Copa el título que persigue para vestir sus vitrinas.

“Se trata de una competición bonita y al mismo tiempo peligrosa”, valora Emilio Butragueño, director de Relaciones Institucionales del Real Madrid. Lo hizo sobre el mismo escenario de las instalaciones federativas de Las Rozas en el que ejerció de mano inocente para vincular el futuro del Barcelona al del Celta, un emparejamiento con veneno para el actual tricampeón del torneo, que de las siete últimas ocasiones que se ha cruzado con el equipo gallego apenas le pudo ganar en tres, cayó en otras tres y empataron en el duelo del sábado pasado en el Camp Nou. “Se verán buenos partidos, nos divertiremos”, glosa Guillermo Amor, homólogo de Butragueño en el Barcelona. A estas alturas y ante cualquier rival ya nadie se fia. “Nosotros estamos en Champions y ellos en Segunda, pero hay que demostrarlo en el campo”, explica Pepe Castro, el presidente del Sevilla, sobre una cita contra el Cádiz que le seduce por cuestiones geográficas: “Es un desplazamiento cercano y eso nos viene bien en medio de tanto partido y tanto viaje”. Lo dice desde Eslovenia, donde los sevillistas se juegan hoy su continuidad en la Liga de Campeones. Otro equipo ocupado con partidos europeos, el Villarreal, se enfrentará al Leganés, con duelo de ida en Butarque. Las Palmas contra Valencia y Espanyol frente a Levante completan los octavos de final.

Las apreturas del calendario condicionan una competición que tiene previstas cinco fechas en enero. Entre el día 2 y el 4 se disputarán los partidos de ida de octavos de final y entre el 9 y el 11 los de vuelta. Las dos semanas siguientes se cerrarán los cuartos y entre la última semana del mes y la primera de febrero se disputarán las semifinales. La final se celebrará el sábado 21 de abril, el mismo fin de semana que la jornada 34 de liga, lo que obligará a recomponer el calendario de los dos contendientes que la disputen en una sede que, como es habitual a estas alturas, se desconoce.

Estos son los emparejamientos completos de octavos de final (ida: 2, 3 y 4 de enero - vuelta: 9, 10 y 11 de enero)

- SD Formentera - Deportivo Alavés

- Lleida - Atlético de Madrid

- Numancia - Real Madrid

- Celta - FC Barcelona

- Cádiz - Sevilla

- Leganés - Villarreal

- Las Palmas - Valencia

- Espanyol - Levante

Más información