Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos examina su auge en el Mundial de Rusia

Los africanos, de vuelta tras 20 años de ausencia, prueban su reciente crecimiento ante dos de las selecciones favoritas, España y Portugal

sorteo Mundial 2018
Achraf Hakimi. AFP/Getty Images

Cuando el actual presidente de la Federación de Marruecos, Fouzi Lekjaa, cruzó la puerta de su despacho por primera vez en abril de 2014 se encontró prácticamente un solar. Sin ni siquiera director técnico, revolucionó la institución y llegó a la conclusión de que para relanzar a su selección a la élite debía conjugar dos métodos principales. Uno, fomentar el fútbol en el territorio; el otro, convencer a los jugadores marroquíes criados en Europa de que la mejor opción para ellos era jugar con su país de origen. Tres años después, Marruecos confirmó el éxito del nuevo sistema con la clasificación para un Mundial dos décadas después de la última vez.

Ausente desde la cita de Francia en 1998, donde cayó en primera ronda, el duro camino que le ha deparado el azar complica el deseo de igualar los octavos de final alcanzados en México 86, el mejor resultado de su historia. “Portugal y España son dos ogros. Aunque después del sorteo pueda parecer difícil, haremos todo lo posible para clasificarnos a los octavos de final. En fútbol nada es imposible, hay que creer en uno mismo”, dijo el seleccionador marroquí Hervé Renard para la cadena de radio TMC. “No hemos tenido mucha fortuna porque del bombo dos España era el rival más difícil que nos podía tocar. Será difícil porque están dos de los mejores equipos del mundo con algunos de los mejores futbolistas del mundo también”, aseguró Nordin Amrabat, jugador del Leganés.

Precisamente es el delantero del equipo madrileño la referencia y el jugador con mayor recorrido de un plantel que no pillará de nuevas a Julen Lopetegui. Con el joven lateral del Real Madrid Achraf Hakimi como reciente atracción, Marruecos puede presentarse hasta con seis jugadores que hacen carrera en España: los porteros Munir el Kajoui, del Numancia, y Yassine Bounou, del Girona, el centrocampista del Getafe Fayçal Fajr, el extremo de Las Palmas Oussama Tannane y los mencionados Hakimi y Amrabat. El central de la Juventus Medhi Benatia, actual capitán marroquí, y unos cuantos jugadores de la Premier League, la Ligue 1, la Erevidise y la liga local del país africano, completan una selección que aspira a albergar el Mundial de 2026.

Marruecos se plantó en Rusia después de dejar en el camino a Costa de Marfil, una de las grandes potencias africanas, Gabón, la selección de Pierre Emerick Aubameyang, y Malí. Sin ninguna derrota y ningún gol encajado en los seis partidos clasificatorios (tres empates y tres victorias), Marruecos vuelve a un Mundial dispuesta a examinarse en la élite.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información