Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Vestas 11th Hour Racing gana la primera etapa de la Volvo Ocean Race

El Mapfre, segundo, y Dongfeng, tercero, completan el podio de una regata con un final agónico por la falta de viento

El Vestas 11th Hour Racing durante la primera etapa de la Volvo Ocean Race
El Vestas 11th Hour Racing durante la primera etapa de la Volvo Ocean Race

El Vestas 11th Hour Racing, del estadounidense Charlie Enright, fue hoy el primero en cruzar la línea de meta -a las 16.08 hora española- de la primera etapa oceánica de la vuelta al mundo a vela entre Alicante y Lisboa. El Vestas se adjudicó la victoria en una etapa que domino de principio a fin, y sumó los primeros ocho puntos (incluido un punto extra por ganar la etapa).

“Es increíble”, dijo Mark Towill, director del equipo, a la llegada. “¡Qué manera de comenzar la regata!. El equipo ha tenido un rendimiento increíble... La etapa ha sido un auténtico desafío. Todavía tenemos mucho que mejorar y un largo camino por recorrer... Hoy es nuestro día, lo vamos a disfrutar, pero luego tenemos que volver al trabajo y concentrarnos en la próxima etapa”, añadió.

Charlie Enright es el tercer patrón estadounidense que se anota la primera etapa en la historia de la regata, tras John Kostecki (illbruck, 2001-02) y Paul Cayard (EF Language,1997-98), que posteriormente terminarían ganando ambas ediciones. El Vestas 11th Hour Racing –que navega bajo pabellón de Estados Unidos y Dinamarca– es el primer equipo americano que gana la primera etapa, y el primer equipo danés que logra el triunfo en una etapa.

Primer final de infarto

Las últimas millas del recorrido, tal y como se preveía y como ha sucedido en las dos anteriores ediciones con llegada en Lisboa (2011-12 y 2014-15), fueron una lenta agonía debido a la drástica caída del viento. La llegada de Mapfre, segundo, y Dongfeng, tercero tuvo un final de infarto. Con una velocidad de unos cuatro nudos a poco más media milla para la llegada, el barco español intentaba alcanzar la meta mientras los de Charles Caudrelier avanzaban al doble de velocidad. El Mapfre mantuvo la calma, con un sólido Pablo Arrarte al timón. Y tras unos desesperantes tres nudos de velocidad que más tare subieron a a cinco lograba cruzar la línea de llegada a las 18.42 hora española. “Estamos muy contentos, era muy importante empezar en el podio. Este segundo puesto es exactamente lo que queríamos, ya que queríamos empezar bien la regata y lo hemos conseguido. La verdad es que ha sido una etapa difícil, con un Mediterráneo muy complicado, al final no hemos podido coger al Vestas que lo ha hecho muy bien, pero este segundo puesto es un muy buen resultado para nosotros. Ahora hay que seguir así”, explicó Xabi Fernández.

Por detrás del Mapfre, que obtuvo un tiempo oficial de 6 días, 4 horas, 42 minutos y 30 segundos, llegaba en tercera posición para completar el podio el equipo chino Dongfeng Race Team de Charles Caudrelier, a 15 minutos tan solo de los españoles.

La segunda etapa, entre Lisboa y Ciudad del Cabo, comenzará el 5 de noviembre y será una de las más largas (7.000 millas náuticas)

Una etapa más corta

En esta ocasión, la primera etapa de la Volvo Ocean Race ha sido diferente, con un recorrido más corto pero no por ello menos importante. Tras descender por el Mediterráneo y cruzar el estrecho de Gibraltar, la flota ya en el Atlántico se dirigió a la isla de Porto Santo, en el archipiélago de Madeira (Portugal). A mitad de la prueba se introdujo una cambio en el trazado que obligó a la flota a poner rumbo a una marca virtual, aproximadamente 220 millas al norte, que al igual que la isla Porto Santo, antes de virar hacia el este para dirigirse a Lisboa.

La salida el 22 de octubre en Alicante fue una de las más intensas que se recuerdan. En la aproximación a la última boya antes de dejar la bahía y salir a mar abierto, Dongfeng Race Team, Team Brunel y Mapfre llegaban a rumbo de colisión. Separados un por apenas unos pocos metros, los árbitros juzgaron que ni Brunel ni Mapfre habían mantenido la distancia y les penalizaron a ambos.

El Vestas y el team AkzoNobel, fueron los primeros en acercarse a la costa española cuando cayó la noche del domingo, beneficiandose de unas condiciones más favorables. Tras las 24 horas de navegación, el Vestas lideraba la flota a pocas millas del Estrecho. “La regata no se ganará ni se perderá (en el Estrecho)”, señalaba entonces el patrón del barco en cabeza, Charlie Enright.

Tras cruzar el Estrecho con un viento de hasta 35 nudos, el Vestas siguió ocupando el primer puesto, incluso llegó a aumentar su ventaja a más de 27 millas. Sin embargo, esa ventaja comenzó a reducirse -la velocidad del líder llegó a caer hasta 1,7 nudos- al alcanzar vientos ligeros que bloqueaban su camino al suroeste, hacia Porto Santo en las islas de Madeira.

Mientras tanto, la tripulación del Mapfre, que había realizado un tremendo esfuerzo, comenzaba una remontada que le llevaría desde la cuarta a la segunda posición. “Fueron condiciones difíciles con vientos de hasta 35 nudos”, explicaba el navegante de Mapfre, Joan Vila. Sin embargo, el esfuerzo valió la pena, y el equipo español pudo superar tanto al Sun Hung Kai / Scallywag como al team Akzonobel.

Después de pasar el Estrecho la flota tuvo que enfrentarse 24 horas de navegación muy complicadas con una ligera y voluble brisa. En cabeza, el Vestas 11th Hour Racing lograba mantener en el primer puesto, con una ventaja de seis millas sobre el Mapfre y nueve sobre el team AkzoNobel. 30 millas al noreste, se libraba la batalla por el cuarto lugar. El segundo grupo de barcos, formado por Team Sun Hung Kai / Scallywag, Dongfeng Race Team, Team Brunel y Turn the Tide on Plastic, estaban prácticamente alineados con una diferencia de tan solo de cinco millas.

A mitad de la semana, el director de la regata, Phil Lawrence, comunicaba a los equipos un cambio en el recorrido. Tras dejar la isla de Porto Santo a estribor, la flota tendría que dirigirse a una marca virtual, llamada Porto Santo North, aproximadamente 220 millas al norte, que al igual que la isla, tendrían que dejarse por estribor, antes de virar hacia el este para dirigirse a Lisboa.

El Vestas 11th Hour Racing fue el primero en llegar a Porto Santo y poner rumbo norte al nuevo punto establecido. El equipo español se mantenía segundo, “las condiciones son bastante buenas”, comentaba Rob Greenhalgh desde el Mapfre. “Hay 20 nudos de viento, y estamos haciendo unos 20 nudos de velocidad de barco, pero todo el mundo tiene buenas velocidades y buen viento ahora... Nos hemos quedado un poco al este, con la esperanza de poder reducir la distancia con el Vestas antes de llegar al waypoint”.

A medida que la flota se acercanba a Lisboa, el Vestas veía más cerca una victoria en la etapa inaugural. El único equipo que podía evitarlo era el Mapfre, que navegaba a casi 22 millas del líder. Desde el barco español no se perdía la esperanza. “La próxima oportunidad la tendremos a la entrada de Lisboa, que siempre es complicada”, señalaba Ñeti Cuervas-Mons. Sin embargo, no pido ser, las últimas millas del recorrido, tal y como se preveía fueron una lenta agonía debido a la drástica caída del viento. El Vestas 11th Hour Racing, llegaba primero a la línea de meta de la primera etapa oceánica de la vuelta al mundo a vela. El Mapfre, fue segundo, y el Dongfeng, tercero en un final de infarto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.