Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrari no tiene réplica para Hamilton

El británico gana en Austin y le vale ser quinto en México para llevarse el Mundial

Hamilton, tras ganar en Austin.
Hamilton, tras ganar en Austin. AFP

Es indudable que Ferrari dio este invierno un considerable paso adelante, pero esa mejora todavía no tiene el empaque suficiente como para poner en peligro el papel dominante de Mercedes cuando el coche de la marca de la estrella está en manos de Lewis Hamilton. La velocidad de crucero del británico es inalcanzable para el resto de la parrilla circunstancia que seguramente da más valor a la hazaña que el año pasado hizo Nico Rosberg. Sin su vecino de siempre al otro lado del taller, el chico de Tewin (Gran Bretaña) se erigió más que nunca como líder indiscutible y sacó a pasear el martillo con el que hasta el momento ha destrozado a sus rivales.

Hamilton será campeón si...

-Termina entre los cinco primeros.

- Si Vettel gana la carrera o es segundo le bastará con ser noveno.

- Si Vettel no termina entre los dos primeros.

En Austin, Hamilton demostró las ganas que tiene de igualar los cuatro títulos que acumula Sebastian Vettel, y convertirse lo antes posible en el integrante con la hoja de servicios más rimbombante de la actualidad. Lo tendrá en su mano el domingo que viene, en México, siempre que termine entre los cinco primeros independiente de lo que haga el alemán. Todo parece dispuesto para que la escudería de Brackley celebre el alirón allí después de que su principal reclamo llevara a cabo su enésima exhibición en Estados Unidos, donde se adjudicó su novena victoria de la temporada y la quinta en el circuito texano. De los seis triunfos que se han puesto en juego allí solo se le ha escapado uno, el de Vettel en 2013, en plena hegemonía de Red Bull.

El panorama ha cambiado por completo desde entonces y el liderazgo irrefutable de la estructura energética lo desempeña ahora la de las Flechas de Plata, que ayer certificó su cuarto título de constructores. En todo este tiempo Ferrari siempre fue una de las alternativas por más que nunca pudo llevarse el cetro. Tampoco ocurrirá esta vez porque a pesar de la evidente optimización de su monoplaza, este todavía no está lo suficientemente afilado como para darle réplica a Hamilton. Y eso que el corredor de Heppenheim puso sobre la mesa todo lo que tenía y más –enroscó en cabeza la primera curva gracias a una salida perfecta–, pero ni eso fue suficiente para discutirle la victoria a su oponente. Menos aún con el enemigo en casa: con la segunda plaza asegurada, la retahíla de ingenieros sentados en el muro del constructor de Maranello se fijó en el coche equivocado (Max Verstappen) y metió a Vettel en un lío tremendo del que el germano salió él solito, con adelantamientos como el que le hizo a Bottas a tres vueltas para el final, maniobras que le hicieron merecedor de la segunda plaza de un podio que cerró Kimi Raikkonen, tras una controvertida sanción de cinco segundos impuesta a Verstappen por un adelantamiento al límite sobre el finlandés a tres vueltas para el final –superó los límites de la pista–.

Carlos Sainz completó un gran fin de semana en su estreno con Renault y concluyó el séptimo, mientras que Fernando Alonso se vio obligado a abandonar a media prueba por culpa de otra avería en la unidad de potencia de su bólido.

Más información