Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Valencia se queda seco ante el Khimki

Los de Vidorreta caen en Moscú (75-70) lastrados por 16 pérdidas de balón y su apagón final

Markovic lanza ante los defensores del Valencia
Markovic lanza ante los defensores del Valencia EFE
Euroliga Fase Regular

Finalizado

El Valencia cayó ante el Khimki en su estreno en la Euroliga (75-70) lastrado por sus 16 pérdidas de balón, por los 10 tiros libres fallados y por un horripilante apagón entre el minuto 27 y el 35, donde tan solo anotó dos canastas en juego. No les bastó a los de Vidorreta con la sobresaliente actuación de Green (22 puntos, ocho rebotes y 29 de valoración) y el protagonismo episódico de Pleiss. La terna compuesta por Shved, Robinson y Thomas derritió al conjunto taronja que, con más temple y menos prisas, habría aspirado al triunfo.

Se enfrentaban en el Mytishchi Arena de Moscú dos de los nuevos integrantes de la Euroliga: Khimki y Valencia —que junto al Unicaja ocupan las vacantes de Darussafaka, Galatasaray y Unics—, en un duelo para testar ambiciones. Frente a frente, el sólido proyecto del campeón de la Liga Endesa, reforzado con fichajes lustrosos como Green y Pleiss (a la espera del lesionado Latavious Williams); y la reconstrucción del Khimki de Bartzokas con Shved, MVP de la pasada Eurocup, como líder plenipotenciario. Venció la inercia de los locales.

Se le hizo largo el partido a los de Vidorreta a pesar de su aplicación defensiva. Al descanso, el duelo de pistoleros entre Shved y Green estaba empatado a 13 puntos, pero las fuerzas que empleó el Valencia en frenar a la estrella rusa fueron mayores que las invertidas por su rival. Tan solo Dubljevic se sumó al plan taronja mientras que Robinson y, sobre todo, Thomas multiplicaron pronto la apuesta del Khimki. Cuatro jugadores valencianistas valoraban en negativo al término de los primeros 20 minutos en los que, a pesar del dominio en el rebote, los visitantes perdieron el paso en ataque.

Sin embargo, el Valencia construyó un contundente parcial de 5-20 que le enganchó al duelo. Con Pleiss y Green como arietes, los taronja pasaron del 42-34 del minuto 19 al 47-54 del 25. Bartzokas leyó entonces la cartilla a su equipo y, aprovechando el viaje de Pleiss al banquillo, el Khimki reaccionó. El cuadro ruso espabiló en el rebote ofensivo y devolvió el golpe con un 12-3 que dejó el marcador en un ajustado 59-57 antes de la recta final. Ahí se secó el Valencia, que estuvo cerca de ocho minutos sin anotar hasta que un triple de Doornekamp interrumpió la secuencia (66-60, m. 35). Demasiado tarde. El Khimki no perdonó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información