Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético de Madrid cierra el fichaje de Diego Costa por 55 millones

Los rojiblancos alcanzan un acuerdo con el Chelsea para el traspaso del delantero, de 28 años

Diego Costa celebra un gol con el Chelsea al Stoke City en diciembre pasado. Foto: EFE / Vídeo: ATLAS

El miércoles por la noche el cuerpo técnico del Atlético de Madrid ya conocía que el fichaje de Diego Costa (28 años), procedente del Chelsea, estaba a punto de concretarse por 55 millones de euros más otros diez en variables. El foco de la responsabilidad fue puesto de inmediato en el preparador físico, el Profesor Ortega. Los más de tres meses que Costa lleva en rebeldía y sin entrenarse bajo la supervisión cercana de un especialista de club obligan al delantero a someterse a un plan de trabajo que se iniciará tras su aterrizar este viernes en Madrid.

Con tendencia a engordar en sus estancias veraniegas en Brasil al calor de los frijoles, la carne y el arroz que le prepara su abuela, el largo periodo de inactividad profesional que ha pasado en su casa natal de Lagarto convierten la puesta a punto de Costa en una tarea compleja. Según el club, el futbolista inició ya un plan de trabajo en los primeros días de agosto con el consentimiento del Chelsea. Ahora, contará de cerca con la supervisión directa de Ortega y estará al abrigo de Tiago. El ex mediocentro luso, ejerce de consejero y padrino de Costa y ha sido incrustado en el cuerpo técnico de Simeone con el objetivo, entre otros, de controlarle.

Una vez que las pruebas médicas y físicas a las que se someterá delaten el estado físico en el que llega, el delantero hispano-brasileño iniciará exigentes sesiones de entrenamiento diarias, algunas de ellas dobles. A grandes rasgos consistirán primero en exhaustivas cargas de fuerza y resistencia para posteriormente afilarle la velocidad y la reacción. Además, se le añadirá una estricta hasta que alcance su peso ideal. Costa no podrá debutar hasta el 1 de enero, fecha en la que expira la sanción impuesta por la FIFA al club de no poder inscribir jugadores por la contratación irregular de jugadores menores de edad.

Todo el trabajo a realizar con el delantero está encaminado a moldear físicamente al delantero que mejor ha interpretado el juego directo y veloz que preconiza Diego Pablo Simeone. Griezmann, aparte, desde la marcha de Costa al Chelsea, en junio de 2014, el Atlético no ha encontrado un nueve que alcance el rendimiento que este exhibió en su último curso. Por entonces, el equipo se coronó campeón de Liga y solo el cabezazo de Ramos en Lisboa le impidió levantar la Copa de Europa. En sus tres años en Londres, sus registros han sido de 20 goles, 16 y 22, muy lejos de los 36 de aquella histórica última temporada como rojiblanco. Los centrocampistas, sobre todo Koke, le encontraban con facilidad sus desmarques al espacio. “Con Diego tenía un entendimiento especial, cada vez que tenía el balón sabía el movimiento que él iba a hacer, y él sabía que se la iba a dar, cada pase era casi un gol”, admite Koke, Costa también fue un arma fundamental para simplificar el juego por su habilidad para estirar al equipo y profundizar con simples balones largos. Ahora, tendrá que adaptarse a un centro del campo en el que ya no están ni Tiago, ni Arda y Gabi ha perdido parte de su protagonismo en favor de Thomas y Saúl Su ensamblaje con Griezmann también es una incógnita.

El más caro

Desde aquella última temporada de Costa, las inversiones del club para la posición no han alcanzado ni su encaje en el juego ni sus registros goleadores. Todos fueron fuertes apuestas tanto del club como de Simeone y todos han tenido su problemática particular. Mandzukic no encajaba en el contragolpe; Jackson no se adaptó ni al grupo, ni al juego ni a las exigentes cargas de trabajo; a Torres, Simeone no ha dado mucha continuidad en sus mejores momentos; a Gameiro le han lastrado las lesiones y Vietto y Correa, sobre todo este último, empiezan a despuntar ahora.

El precio pagado al Chelsea supone el desembolso más caro de la historia del Atlético, superando al de Falcao (45). En los despachos hablan de un gran esfuerzo que le hace rozar los límites del control financiero impuesto por LaLiga. La oferta final es superior en 10 millones a la inicial Pero Simeone lo quería a toda costa, igual que a Vitolo. El técnico cuenta ahora con una amplia nómina de delanteros a gestionar dentro de un equipo que ha echado en falta una mayor resolución. Y a las arcas del club tampoco le vendría mal deshacerse en enero de Gameiro o Vietto e incluso del volante Nico Gaitán.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información