Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zidane: “Estamos de vuelta”

El Madrid supera la prueba de fuego de Anoeta y el técnico dice que si siguen jugando así pueden hacer mucho daño

Borja Mayoral (I), Bale y Casemiro se abrazan después del gol del galés. Ampliar foto
Borja Mayoral (I), Bale y Casemiro se abrazan después del gol del galés. AFP

“Va a llover a la hora del partido, nos va a venir bien”, decían detrás de la barra los camareros del Gandarias mientras servían pintxos a guiris y a gente de la casa. Fuera el cielo estaba encapotado y la marea muy alta en la playa de la Concha. Llovió, sí, a la hora del partido, pero el pronóstico de algunos hinchas de la Real no se cumplió. El Madrid llegaba a Anoeta con el agua al cuello, si es que a mediados de septiembre se la puede jugar uno con una Liga que termina en mayo. Llegaba a casa del colíder y con el Barcelona a siete puntos. Llegaba al norte con cuatro bajas: Marcelo, Cristiano, Benzema y Kroos. Llegaba con Gareth Bale en un mar de dudas. Se fue con tres puntos y después de haber disputado uno de los mejores partidos de la temporada.

Las apuestas de Zidane, insistir con el galés y darle carrete a Borja Mayoral, funcionaron. También el carácter de un equipo que siempre responde cuando está contra las cuerdas. Lo hizo en Coruña, la temporada pasada, después de perder el clásico en casa. Lo volvió a hacer anoche después de dejarse cuatro puntos en las primeras tres jornadas.

“El equipo ha dado la cara en una prueba de fuego fuera de casa y con muchas bajas. Me alegro por Bale y por Borja, han hecho un partido de diez. Esta plantilla es muy amplia y Borja está perfectamente capacitado para ser el nueve del Madrid”, explicó Carvajal en el día en que el club anunció su renovación hasta 2022. “Nos han dominado en la primera parte”, resumió Illarramendi.

Así lo explicó también Eusebio, su técnico. “Nos ha costado mucho en el primer tiempo entrar en el juego y tomar la iniciativa, nos han presionado bien, acumulaban muchos jugadores en el centro del campo. Además, dominan a la contra, con balones a la espalda, son buenos en muchas facetas. Hemos dado todo lo que teníamos. En la segunda parte hemos estado más cerca de lo que son nuestras virtudes, pero hoy no nos ha llegado contra un grandísimo rival”, analizó el entrenador de la Real, que hasta ayer había contado los partidos por victorias.

Fue el resumen perfecto. El Madrid dejó atrás la modorra con la que entró al campo contra el Levante y el Apoel. Volvió a mostrar lo que se vio contra Barcelona y Manchester, que es capaz de dominar muchas facetas del juego. Sabe tocar y pausar y sabe también matar a la contra.

Situación rara

“Interpretamos bien el partido, había que jugar en campo contrario e impedir que sus defensas salieran rápido. Conseguimos la victoria con carácter y contra un rival que lo había hecho muy bien en este inicio de temporada. Jugamos 90 minutos de gran nivel. Hay que seguir en esta línea, si jugamos así podemos hacer mucho daño”, comentó Zidane. En la víspera dijo que era un partido más, importante, pero un partido más. Ayer confesó haber mirado de reojo la tabla. “Era importante sumar y estar más arriba. Antes del partido veías la clasificación y estábamos en un sitio raro. Estamos de vuelta y hay que seguir porque el miércoles hay otro partido”, añadió.

El miércoles llega el Betis al Bernabéu. El Madrid recuperará a Cristiano y Marcelo. Ha recuperado también a Bale y se ha encontrado con un nueve, Borja Mayoral, que respondió en un momento delicado. “Me alegro por Bale, necesitaba ese gol y además de esa manera, con una carrera de 70 metros. Y me alegro por Borja porque ha hecho un gran trabajo en un campo y contra un rival difíciles”.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.