Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi y la jaula italiana

El 10, que nunca ha batido a Buffon, baja su media goleadora ante equipos del ‘calcio’

Messi, en el entrenamiento del Barça. Ampliar foto
Messi, en el entrenamiento del Barça. Getty Images

Messi acumula 513 goles en su carrera, a los que hay que sumar 58 más si se tienen en cuenta los que cantó con la selección argentina. Su víctima preferida es Diego Alves, al que le marcó 21 tantos. Y en su lista aparecen nombres mayúsculos: Casillas (17), Bravo (9), Abbiati (8), Courtois (7) y De Gea (4). Sin embargo, el argentino tiene una kriptonita. Un tipo con la portería blindada, al que el 10 no le puede encontrar los anclajes. Messi no puede con Buffon. “Creo que aunque depende algo de mí, depende más del destino y también de él”, justifica el italiano, de 39 años.

Messi se enfrentó en tres ocasiones a Buffon. Lo probó tres veces, todas sin suerte. “Buffon es un ídolo para todos. A su edad, muchos han terminado su carrera y él parece que tenga 30; mantiene el nivel como en los años de esplendor”, elogió Ter Stegen a su homólogo. El promedio goleador del 10 en la Champions es de 0,81 por duelo, una media que disminuye hasta 0,58 cuando se le cruza un cuadro italiano. Ni al Inter (tres partidos) ni a la Juve (tres) ni al Udinese (uno) les pudo marcar, y solo pudo cantar goles contra la Roma (dos tantos) y el Milan (ocho).

Dybala e Higuaín. ampliar foto
Dybala e Higuaín. AFP

La media de goles de Messi contra equipos italianos es similar a la que tiene cuando se viste con la camiseta de la selección argentina (0,52). “No es una situación que depende solo de Messi, sino también del entorno. En primer lugar, en Argentina jugamos contra equipos que defienden mucho y que no dejan espacios para atacar. Y, por otro lado, en el Barça juega con compañeros a los que conoce desde hace más de 10 años y es lógico que tenga más afinidad que con los de la selección”, analizó Dybala, compañero de Messi en la albiceleste. El delantero de la Juve entiende a la perfección a la Pulga: él también se seca de goles cada vez viaja con su selección. Todavía no pudo marcar en sus ocho partidos con Argentina.

La Joya

“Que no se entienda mal, pero a veces es difícil jugar con Messi, porque los dos lo hacemos en la misma posición y me tengo que adaptar a él”, explica Dybala. Busca lugar en la albiceleste cuando ya tiene a la Juve a sus pies. El proyecto bianconero descansa en su zurda, jugador del futuro, heredero de la mítica 10, dorsal de leyendas como Sívori, Platini, Baggio y Del Piero. “Es muy bonito llevar esa camiseta, pero mi trabajo no cambia”, subraya La Joya. Apagado con Argentina, encendido con la Juve, Dybala ya sabe lo que es amargar al Barcelona. La campaña pasada, sus dos goles en Turín marcaron la eliminatoria de cuartos de final entre el Barça y la Juve, con final feliz para los italianos.

A su compañero de equipo Higuaín le pasa todo lo contrario: se le nubla la mirilla cada vez que se enfrenta al Barcelona. El Pipita se enfrentó en 20 oportunidades con los azulgrana (tres en la Champions) y le marcó tres goles (ninguno en la Liga de Campeones). La estadística es todavía más negra si se atiende a sus resultados en el Camp Nou: cero dianas, cero asistencias. En Turín, en cualquier caso, nadie duda de Higuaín, que suma 36 goles con la Vecchia Signora, dos desde que empezó la temporada.

Hoy frente al Barça, Higuaín buscará su desquite; lo arropará Dybala. Enfrente, los espera Messi, que tiene cuentas pendientes con Buffon. Duelo de argentinos, para inaugurar la Champions en el Camp Nou.

Más información