Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El Chacho y Ricky dominan el tiempo”

El vestuario español elogia a sus dos bases como antídoto a la defensa de Turquía sobre los Gasol

Ricky lanza de tres mientras Marc y Erden pugnan por la posición
Ricky lanza de tres mientras Marc y Erden pugnan por la posición EFE

No hubo infierno turco, pero sí un escollo intrincado rumbo a cuartos de final. España superó con laboriosidad a Turquía y aplacó los decibelios del Sinan Erdem de Estambul. “Nos defendimos muy bien en un ambiente apasionado. Estuvimos muy firmes mentalmente”, resumió Sergio Scariolo. En la primera jornada de octavos, 730 espectadores presenciaron en directo el Eslovenia-Ucrania, 1.060 el Alemania-Francia, 1.411 el Italia-Finlandia y 2.144 el Lituania-Grecia. Este domingo se repitió de inicio la secuencia y comenzó con 718 personas en el Letonia-Montenegro; después subió a los 1.190 con el Serbia-Hungría; y, por fin, entró en escena el anfitrión. El aforo subió hasta las 9.934 personas, pero sus gritos se toparon con un equipo sólido y solvente.

La defensa turca se cerró en torno a los Gasol, como ya hiciera Croacia, pero aparecieron Sergio Rodríguez y Ricky Rubio para desmontar la resistencia rival. Juntos y por separado fueron clave. El Chacho con 11 puntos, 9 asistencias y un triple providencial para cerrar el tercer cuarto. Ricky, con 15 puntos, 12 de ellos en el último cuarto. “Nuestra estadística de 22 asistencias y nueve pérdidas ante un rival que presionaba tanto es fantástica”, prosiguió Scariolo antes de elogiar a su pareja de bases. “La habilidad de Ricky para defender a jugadores más grandes y el esfuerzo del Chacho para contener al base que tenga delante nos permite tener dos manejadores de balón en el campo y ser agresivos en defensa. Además están en un buen momento en el tiro de tres”, analizó el seleccionador que valoró a la misma altura el “sacrificio” defensivo de los Gasol. “Cuando los jugadores tienen este grado de compromiso, aunque les toque una tarea complicada, responden”, completó Scariolo.

De nuevo, ante Alemania

El rival de España en cuartos será la Alemania de Schroder y Theis contra la que hace dos años, en Berlín, se jugaron a cara o cruz la continuidad en el Eurobasket y la eliminación de la carrera olímpica. España salvó aquel match-ball y acabó conquistando el oro continental y el bronce en los Juegos de Río. Ese fue el último de varios precedentes históricos.

En la primera aparición masiva de los juniors de oro en un gran torneo internacional, el Eurobasket de Turquía en 2001, España derrotó (99-90) a la escuadra de Nowitzki en el duelo por el bronce. Alemania le devolvió la moneda a la selección dirigida por Imbroda en los cuartos del Mundial de 2002 (62-70). Volvió a caer España en las semifinales del Eurobasket de 2005 (74-73), con una canasta en el último suspiro de Nowitzki. Dos años después, en el Eurobasket, en Madrid, España eliminó a Alemania en cuartos (83-55).

Uno de los aludidos por el seleccionador, Marc, refrendó las claves del partido. “Ha sido dificilísimo encontrar espacios por dentro, pero defensivamente hemos estado firmes. Después Chacho y Ricky han dominado siempre el tiempo y el espacio y han estado muy acertados”, sentenció el pívot de Memphis Grizzlies. Recogió su elogio Sergio Rodríguez. “La idea era mantener siempre un ritmo alto de partido para que no llegaran frescos al final. El triple al final del tercer cuarto ha llegado en un momento importante porque, por momentos, nos han llevado al límite. Pero no nos hemos salido del guion. Tenemos experiencia y sabemos que si hacemos lo planeado todo va saliendo”, desarrolló El Chacho.

El capitán, Juan Carlos Navarro, completó la valoración. “Hemos salido sin miedo y muy serios. Ellos han intentado ensuciar el partido haciendo mucho ruido, pero en los momentos clave hemos jugado muy bien. Si nos meten 56 puntos es muy complicado que nos ganen. Hemos sabido utilizar nuestras armas y tanto Chacho como Ricky han sido decisivos, controlando y anotando”, concluyó La Bomba.

El martes espera la Alemania de Schroder. “Por momentos, es indefendible”, apunta Scariolo. “Lo raro, respecto a nuestra trayectoria reciente, ha sido tener un partido tan complicado en octavos, pero una vez superado tenemos más confianza y empuje”, remató el seleccionador.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información