Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós al ‘modelo Xavi’

El Barcelona, que ayer dejó sin dorsal a Samper, ha invertido 150 millones en centrocampistas en las últimas cinco temporadas y solo se consolidó Rakitic

Rakitic, en el duelo ante el Madrid. Ampliar foto
Rakitic, en el duelo ante el Madrid. Getty Images,

El 25 de julio de 1988 el Barcelona de Johan Cruyff se presentó en sociedad en un amistoso ante el Varsseveld holandés. Con el holandés como ideólogo y ejecutor, floreció el rondo en el Barcelona, simbolizado por el juego de los centrocampistas. Ese mismo día nació, en São Paulo, Paulinho. Ayer, el Barcelona hizo oficial la contratación del volante brasileño, un tipo potente y con presencia en las dos áreas, capaz de complementar con su músculo a los finos medios azulgrana. Ayer, también, el Barça informó a Sergi Samper, último símbolo de la Masia que solía estar entregada a los volantes, que en el club no cuentan con él.

Con 16 años Samper rechazó una oferta del Arsenal; con 17, otra del Chelsea. Quería jugar en el Camp Nou. Después de pasar por todas las categorías inferiores, el año pasado, cuando parecía que se le abría la puerta del primer equipo, dejó la Ciudad Deportiva entre lágrimas cuando Luis Enrique le dijo que lo tendría en cuenta. Lo consolaron Busquets e Iniesta. Dos mediocampistas, ambos curtidos bajo el símbolo de la Masia que había imaginado Cruyff. A Samper la dirección deportiva azulgrana le aconsejó que siguiera su camino en el Valencia. Él, sin embargo, prefirió mudarse a Granada, donde Paco Jémez le aseguraba protagonismo en un equipo que abrazaría a la pelota. Pero el técnico canario duró un suspiro en el cuadro andaluz, llegó Lucas Alcaraz y el Granada se olvidó del fútbol que entiende un jugador curtido en la Masia. Jugó 22 partidos, 13 de titular.

Samper se tuvo que buscar la vida el curso pasado; también lo tendrá que hacer este verano. A pesar de que en la secretaria técnica del Barça se especulaba con otra cesión del futbolista. Al pivote barcelonés nadie le informó de nada. Hasta ayer, 14 de agosto. A falta de un poco más de dos semanas para el cierre del mercado, el Barcelona le dijo al canterano que entre los 25 dorsales no había ninguno para él, que tiene contrato con el club hasta 2019. El Barcelona dejó de mimar a la Masia, lo que es lo mismo que dejar de cuidar a los centrocampistas.

El libro de estilo de Cruyff dice que el fútbol se cocina en la mitad de la cancha. En las últimas cinco campañas, el Barça fichó a Alex Song (19 millones), Rakitic (18), Arda Turan (34), André Gomes (35), Denis Suárez, (3,5) y Paulinho (40). Un total de 149,5 millones de euros invertidos, además de promocionar a Sergi Roberto, que la temporada pasada jugó de lateral. Solo se consolidó Rakitic, cuando falta conocer cuál será el destino de Paulinho.

Los medios del Madrid

El Madrid, en cambio, contrató a Kroos (30), Lucas Silva (13), Illarramendi (32), Isco (30), Modric (30), Asensio (3,5), Kovacic (30) y Ceballos (17). Florentino se gastó 185 millones y Zidane le hizo un lugar a Casemiro. Con Modric lesionado, Isco, Kroos, Casemiro y Kovacic se adueñaron el domingo del centro del campo en el Camp Nou, tierra de volantes. Y Asensio, que estuvo a punto de aterrizar en el Barça, liquidó la contienda con un golazo.

El Barcelona se enamoró del poder mediático y goleador del tridente y se olvidó de los volantes. Valverde parecía que lo recuperaría. “El estilo pasa por los medios”, advirtió el Txingurri el día de su presentación. Sin Neymar, el cuadro azulgrana buscaba recuperar la armonía de equipo y posar la mirada en el ecuador del campo. De arranque, en el inicio del mercado de fichajes, fueron a preguntar por Verratti. Un viejo anhelo del club, capaz de recordar a Xavi Hernández. También tantearon a Seri, que contaba con el aval del de Terrassa. “Cuando me dijeron que a Seri le decían el Xavi africano, lo seguí de cerca. Tiene ADN Barcelona”, lo elogió Xavi. Pero el Barça no fichó ni a Verratti ni a Seri. Trajo a Paulinho, un futbolista que difícilmente borre la añoranza del 6. Sin volantes marca Cruyff ni Masia, el Barça se despide del modelo Xavi, el despositario del estilo heredado de Guardiola. </IL>

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información