Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Busquets: “El equipo necesita renovarse”

El jugador azulgrana reivindica fichajes mientras Valverde intenta relativizar la derrota: “No creo que tenga un efecto negativo”

Busquets disputa el balón con Kroos. Ampliar foto
Busquets disputa el balón con Kroos. AFP

Los suplentes del Real Madrid salieron a calentar un rato largo en el Camp Nou. Nacho, Theo, Lucas Vázquez, Ceballos Asensio y Cristiano Ronaldo se divertían en el rondo, con los pitidos de la afición azulgrana como música de fondo. Los suplentes del Barça, en cambio, no pisaron en césped del estadio para entrar en calor. La respuesta a un duelo que se había encallado tras el empate de Messi de penalti, la encontró Zinedine Zidane en su banquillo. Cristiano Ronaldo y Asensio liquidaron al Barcelona,mientras que los cambios de Ernesto Valverde no enchufaron al equipo.

Segura: “El error de Piqué fue determinante”

“El error de Gerard [Piqué] ha condicionado el partido, determinó el resultado y ha hecho que el partido tuviera dos caras”, afirmó Pep Segura, director del área deportiva del Barça, cuando se le requirió sobre el clásico en TV-3. La opinión de Segura acentuará el distanciamiento que hay entre la directiva y el equipo, expresado también el sábado cuando Piqué explicó que supo de la partida de Neymar en la boda de Messi. Iniesta, por su parte, añadió: “Ha sido una opción que puede pasar en un partido; también hemos empatado a raíz de ea jugada del 0-1. En líneas generales, el partido fue igualado. Lo determinante fueron las dos contras finales”.

“El equipo no necesita fichajes por este resultado, los necesita porque hay que renovarse. Y toca. Sí o sí”, analizó Sergio Busquets, nada más terminar el partido. “Todos los años hay cosas para mejorar”, sumó Iniesta. En cambio, Pep Segura, manager deportivo de fútbol del Barcelona, no se alarmó. “Un resultado no puede alterar una planificación deportiva”. Valverde, por su parte, intentó ser prudente. “Somos el Barça, queremos tener al mejor equipo y hasta el 31 de agosto está el mercado abierto. Pero no me gusta hablar mucho de eso”, señaló el técnico del Barça.

“En líneas generales fue un partido disputado y bien jugado. Ellos tenían un centro del campo fuerte, que nos dificultaba el juego interior y el peligro estaba en las contras. Así llegó el segundo gol, que nos hizo daño”, analizó Valverde. El técnico insistió, en cualquier caso, en rebajar el pesimismo barcelonista: “No creo que el resultado tenga un efecto negativo. Es una derrota, pero hay que seguir adelante”.

La felicidad de Neymar

La amargura del Barcelona contrastó con la alegría de Neymar. “La gente pensaba que me moriría y estoy más vivo que nunca. Tenemos un equipazo”, dijo el 10 del PSG. Mientras Neymar, con un gol y una asistencia, empezaba a justificar los 222 millones de euros que puso sobre la mesa el PSG para quitárselo al Barcelona, el cuadro de Valverde hacía su estreno oficial en el Camp Nou.

Un vacío difícil de llenar para el Barça, sobre todo para Messi y Luis Suárez. Sin el brasileño, sus amigos del tridente se quedaron cojos. Neymar ejercía de descanso para el argentino. La gambeta endiablada del brasileño obligaba a los equipos rivales a tener muchos ojos pendientes de él. Contra el Madrid, el poder en el de desequilibrio individual de la delantera azulgrana yacía en los pies del 10. Y Zidane lo sabía. Por eso el técnico del Madrid le colocó a Kovacic, punzante en los primeros pasos, capaz de controlar el arranque vertiginoso, inoxidable del rosarino. “Preparamos muy bien el partido y él lo ha hecho de maravillas. Estoy muy contento con su actuación y con todo lo que hace. Cumple siempre”, elogió Zidane al croata.

Con la atención en él, Messi ya no ponía su mirilla en el ala izquierda para buscar las diagonales profundas de Neymar. El curso pasado, el 11 fue el principal destinatario de los pases del 10, una media de 6,7 por partido en la Liga. Ayer, conectó tres veces con Deulofeu (jugó 59 minutos) y también le cedió en tres ocasiones el balón a Denis Suárez, que ocupó el puesto del extremo de Riudarenes. Valverde, en cualquier caso, defendió al 16. “Es un jugador que encara, tiene buen uno contra uno y esperemos que lo haga con nosotros. Cada partido es un examen para todos", concluyó el preparador del Barcelona.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información