Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Nieto, familia de pilotos

Ángel no logró que sus hijos y sobrino le imitaran en los circuitos

Angel Nieto
Gelete y Pablo Nieto, en el hospital. EFE

Ángel Nieto perdió a tantos compañeros camino de la gloria, cuando las carreras se celebraban en carreteras normales y corrientes, entre casas y árboles, que intentó evitar a toda costa que sus hijos fueran pilotos, como él. Pero solo lo logró con el pequeño, Hugo. “En casa no se hablaba de motos. Yo se lo pedía desde pequeño y él no me hacía mucho caso. Hasta que llegó una edad en la que no le quedó más remedio que apoyarnos”, recordaba Gelete, el primogénito, hace unos años, en el 2010, cuando anunció su retirada el último piloto de la saga, Fonsi, sobrino del campeón.


Al segundo de sus hijos, Pablo, le mandó a estudiar a Suiza. Pero tampoco funcionó la maniobra de distracción. Con el sobrino, más de lo mismo: “Me escapaba del colegio para ir en moto. Aunque en casa intentaron por todos los medios que no corriéramos. Nos costó mucho aquello de ‘Papá, quiero ir en moto”, apuntaba Fonsi. “De chiquitos montábamos por la urbanización. Así que, al final, nuestros padres decidieron meternos a dar vueltas en un circuito de cross”. Y así siguió la estirpe.


Gelete se retiró tras cinco años de competición, Pablo ganó una carrera y Fonsi, con un subcampeonato de 250cc, cinco victorias y una en Superbikes, fue el que más éxitos cosechó. “Dejamos que hicieran lo que les gustaba. Pero ya les avisé. Los tres no serían campeones del mundo”, apuntaba Ángel Nieto, orgulloso de ellos porque “son muy buena gente”.

Más información