Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘ABBA’: el nuevo invento de la FIFA que mezcla los penaltis con el tenis

La medida, aplicada durante el Mundial Sub-20, imita el reparto de saques que se realiza en los tie break

Faríñez logra parar el penalti lanzado por Nicolás de la Cruz.
Faríñez logra parar el penalti lanzado por Nicolás de la Cruz. EFE

Las tandas de penaltis durante un partido de fútbol son quizás el momento en el que más situaciones se encuentran en una. Es el instante en el que los entrenadores deben decidir quién lanza los penaltis y, lo que es más relevante, en qué orden. A largo de la historia de este deporte se han desarrollado todo tipo de teorías al respecto. Hay quienes defienden que es mejor empezar lanzando para aprovechar que el portero rival no ha tomado contacto y trasladar así la presión al rival, obligado a igualar o mejorar lo ocurrido en el disparo anterior. Y los que prefieren ir por detrás en el turno, para tratar de trasladar la presión al primer lanzador y contar con la ventaja de saber qué ha ocurrido antes. También hay debates acerca de si es mejor colocar al mejor lanzador al frente de la lista o en último lugar, qué jugadores incluir en el medio de la tanda... Sin embargo, ahora, las reglas de juego han cambiado y por consiguiente todo este debate puede haberse ido al garete.

La FIFA ha aplicado una nueva norma en la forma de dividir el turno de los lanzamientos de penaltis entre ambos equipos. Basándose en el tenis y en la manera en la que los tenistas afrontan durante un partido los tie-break ha decidido imitar la fórmula para este tipo de circunstancias. El sistema ha sido bautizado como 'ABBA' porque el primer el equipo (el A) pateará un solo penalti de inicio, y el siguiente (BB) deberá hacerlo en dos ocasiones consecutivas. A continuación, será de nuevo el A el que retome la iniciativa, pero a partir de este punto en secuencias de dos disparos (AA). Este cambio modifica el modelo actual (ABAB) en el que los lanzadores de ambos equipos van intercalándose.

El primer partido en el que se aplicó esta norma en el Mundial sub-20 tuvo lugar entre las selecciones de Uruguay y Portugal. El cuadro charrúa salió vencedor empezando la tanda en segundo lugar. La FIFA se ampara para aplicar esta norma en la intención de que "ambos equipos lleguen en igualdad de condiciones al último lanzamiento" y para "equilibrar la presión que pueden generar los turnos de disparo". La escena volvió a repetirse durante las semifinales entre Uruguay y Venezuela, siendo la Vinotinto la clasificada para la final en esta ocasión.

Hace un mes, a finales de mayo, la selección española sub-17 se proclamó campeona de Europa tras vencer en la final a Inglaterra en la tanda de penaltis, en la que también se empleó este sistema. La medida parece haber sido bien recibida por las selecciones que disputan el Mundial sub-20 y aunque todavía no se aplicará en los campeonatos absolutos, las pruebas continuarán realizándose a lo largo de todo el torneo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.