Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Thiem tumba a Djokovic y amenaza a Nadal

El austriaco derrota por primera vez al serbio (7-6, 6-3 y 6-0) y aterriza ante el balear, al que venció hace tres semanas en los cuartos de Roma. "Le pega extremadamente duro a la bola", le elogia el mallorquín

Dominic Thiem devuelve una bola en su partido contra Novak Djokovic.
Dominic Thiem devuelve una bola en su partido contra Novak Djokovic. Getty Images

Es Dominic Thiem una sensación que va cobrando forma y haciéndose toda una realidad. El austriaco, de 23 años y número siete del mundo, sigue dando pasos hacia la élite y este miércoles la zancada fue de proporciones mayores, porque superó a Novak Djokovic (7-6, 6-3 y 6-0 (en 2h 15m) y se plantó directamente ante Rafael Nadal. Con el español se jugará un billete para la final del domingo en el cuarto pulso entre ambos esta temporada. Hasta ahora, 2-1 a favor del balear, y un histórico de 4-2. Pero ojo: “Le pega extremadamente fuerte a la pelota”, advierte Nadal, beneficiado esta vez por el abandono de Pablo Carreño.

Mientras el enfrentamiento entre los dos españoles se resolvía de modo exprés, por el contratiempo abdominal del asturiano, Thiem dibujó una de esas victorias que marcan un antes y un después en la carrera de un jugador. El austriaco abraza el presente y está llamado a ser una de las piezas que domine el futuro. “Él fue definitivamente superior”, subrayó Djokovic, que nunca antes se había inclinado ante Thiem. “Sencillamente mereció la victoria. A él le salió todo y a mí nada”, ahondó el de Belgrado, que hasta hoy defendía el título de 2016, su primer laurel en París.

“Es un sueño haberle ganado a Nole”, expresó el austriaco, un chico que ha transitado por el cuadro sin hacer ruido, aunque ya estaba en boca de muchos porque crece y crece rápidamente y está llamado a ocupar el espacio de Nadal una vez que el mallorquín de un paso a un lado. “¿Cómo le definirías, Rafa?”, inquirieron al actual número cuatro, que nunca antes había desembarcado en las semifinales habiendo cedido tan pocos juegos (22). “Es un jugador potente”, contestó de forma categórica. “Tiene derecha, revés, saque…”, enumeró; “está llamado a ganar Roland Garros, pero confiemos en que no sea este año”.

Está sobre aviso Nadal, al que Thiem batió hace tres semanas en los cuartos de Roma. Esta vez cayó Djokovic, asesorado durante la primera semana por Andre Agassi, pero en cuyo juego no se han advertido variaciones significativas. "Siempre espero mucho de mí mismo, pero es evidente que no estoy cerca de mi mejor nivel", admitió Nole, de 30 años. El último campeón se despidió  con 35 errores no forzados y sin opción: "Estoy intentándolo. Para mí, esta es una situación nueva, especialmente los últimos siete u ocho meses. Todos los grandes jugadores han pasado por esto, así que es un gran desafío"

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información