Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal exaspera a Paire

El balear arranca en Roland Garros con una demostración de fuerza contra el francés, reducido en la primera ronda por 6-1, 6-4 y 6-1 (en 1h 51m). En la próxima ronda se enfrentará al holandés Haase

Nadal, durante el partido contra Paire.
Nadal, durante el partido contra Paire. AFP

Salió Benoit Paire a la pista Suzanne Lenglen como ese niño al que le toca ir por primera vez al colegio, hecho un pincel y con la raya del pelo a un lado, pero a regañadientes al fin y al cabo. Salió como aquel que tiene que ir, pero no quiere. No era de extrañar, porque enfrente tenía al profesor que todos temen, al que nadie se quiere encontrar dentro de una pista arenosa porque siempre exige deberes y no tiene compasión alguna en el examen. Y esta vez, en el arranque de su decimotercera andadura en Roland Garros, tampoco. Rafael Nadal, como lo ha hecho prácticamente siempre en París, a excepción de un par de ocasiones, ejecutó al rival: 6-1, 6-4 y 6-1, en 1h 51m.

"Ha sido un muy buen debut, no nos vamos a engañar", analizó el español en la conferencia de prensa posterior. "No era una primera ronda agradable. Él está haciendo un buen año y no era cómoda. En general creo que he hecho un partido bueno, completo. ¿Que necesito mejorar cosas? Claro que sí, pero me quedo con una sensación buena", valoró el español, cuarto en el ranking.

Antes, en la pista, un grito de frustración lo expresó todo: Putaaaaaain! En la recta final del segundo parcial, Paire había perdido ya las formas. Demasiado intentarlo y demasiado chocar contra el muro. Demasiada frustración. Demasiado pelear para no alcanzar ninguna recompensa, más que la de caer de forma digna. Había desperdiciado el francés una opción de break y la oportunidad de meterse en el partido; de inmediato, Nadal le le correspondió con un tortazo a mano abierta, rotura en blanco y un último juego para adjudicarse el segundo set y trazar un abismo entre los dos; es decir, un imposible para el 99% de los mortales, a excepción de uno que estos días no está en París.

Desde ese instante, Paire cortocircuitó y gripó. La mente le dijo basta y el cuerpo pagó las consecuencias, porque el bochorno apretaba y el Nadal hercúleo todavía mucho más, así que el galo perdió el temple y lo pagó con todo: con su banquillo (raquetazo), con la pelota (al limbo) y sobre todo con el árbitro. “¡He tenido que esperar 10 minutos entre un set y otro!”, protestó primero. “¿Puedes llamar al doctor?”, le inquirió después. “¿Todo bien? ¡Para mí no todo está bien!”, se quejó en última instancia, cuando tenía ya retortijones en el estómago y un pie prácticamente fuera del torneo porque Nadal seguía a lo suyo, juego a juego.

Los demonios de Paire significaron una excelente noticia, la señal de que todo fue correctamente en el estreno del balear, en la línea de los últimos tiempos. Lo contrario hubiera sido toda una sorpresa, pero más allá de la victoria lo que hizo el mallorquín fue una exhibición de fuerza, lanzar un aviso para navegantes; el siguiente, por cierto, Robin Haase. Ya sabe la que se le viene encima al holandés. Paire terminó exasperado, sin opción, patinando porque apoyó el pie sobre la línea y, en realidad, por pura impotencia. Ya no le quedaban reservas.

“Allez Benoooooooit!”, le animaron desde el tendido. Pero ni por esas.

No había consuelo alguno. No era un buen día para ir a la escuela.

DJOKOVIC Y AGASSI, DEBUT Y VICTORIA

Djokovic sirve durante el partido contra Granollers en París.
Djokovic sirve durante el partido contra Granollers en París. AP

La carga de partidos de este lunes propició que a la misma hora en la que debutaba Nadal lo hiciera también Novak Djokovic, con el aliciente de ver por primera vez sentado en su banquillo al estadounidense Andre Agassi, su nuevo instructor. Y el resultado fue favorable para el serbio, que derrotó al catalán Marcel Granollers en la pista central por 6-3, 6-4 y 6-2 (en 2h 27).

Previamente, Roberto Bautista batió a John Millman (6-2, 6-2, 0-6 y 6-1) y por la tarde vencieron Feliciano López (6-4, 7-6 y 6-3 a Bjorn Fratangelo) y David Ferrer (5-7, 6-3, 4-6, 6-3 y 13-11 a Donald Young, en 4h 27m). Se unieron los tres a Pablo Carreño, Tommy Robredo, Albert Ramos y Guillermo García-López. El pulso entre Fernando Verdasco y Alexander Zverev se suspendió (6-4, 3-6 y 0-0) debido a unas pocas gotas y la falta de luz.

* Consulta todos los resultados de la 2ª jornada.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información