Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El entrenador de Alonso en las 500 millas: “Fernando sabe cómo ser rápido”

El brasileño Gil de Ferran, expiloto de la Indycar y entrenador del piloto asturiano en la Indy, alaba su adaptación

Fernando Alonso sube a su coche en Indianápolis.
Fernando Alonso sube a su coche en Indianápolis. AFP

Cuando McLaren anunció que Fernando Alonso iba a participar en la carrera de las 500 Millas de Indianápolis (mañana a las 18.00, #0), Gil de Ferran, brasileño nacido en París, de 49 años, escribió a Zak Brown, jefe de McLaren, para felicitarle por la iniciativa. Dos días después, el expiloto de la Indycar, bicampeón de la Champ Car (2000 y 2001), recibió la respuesta del ejecutivo.

McLaren eligió a un campeón de las 500 Millas (2003) para ser el guía de Alonso en su viaje por el campeonato estadounidense. No es nada atípico que los pilotos tengan a un entrenador con quien trabajar a diario, y no solo debutantes como el asturiano. Aunque en esta ocasión el cometido de De Ferran era muy claro: “Hacerle entender las peculiaridades de las carreras de óvalos, los coches en óvalos y las situaciones que se ha ido encontrado en cada entrenamiento”, matiza el brasileño. “No se le puede enseñar a un tipo como Fernando Alonso cómo conducir. Es uno de los mejores pilotos que he visto nunca, si no lo es de la historia”, asevera el expiloto, en uno de los rincones del campo base del equipo Andretti. “Confía en mí, Fernando sabe cómo ser rápido”, afirma.

De Ferran encontró en Alonso su reflejo. Los dos, asegura, son personas con mucha capacidad de concentración en los pequeños detalles del coche, de la estrategia. “Es una parte del trabajo que yo disfrutaba y él también lo hace”, comenta. Tanto es así que después de prácticamente dos semanas, de nueve entrenamientos libres, dos días de clasificación, una eternidad de reuniones con el equipo y simulaciones, el jueves a las 10 de la noche, cuando él seguía en la cama, seguía recibiendo mensajes del asturiano, que estaba viendo vídeos, para intercambiar ideas. “Ha puesto mucho trabajo en estas 500 Millas. Se ha preparado de la mejor forma posible”, asegura.

“Un novato campeón”

“Una cosa es que se adapta muy rápido. Y en la carrera cambia el viento y las condiciones. Es un gran piloto, muy bueno en la lucha uno contra uno, y eso es un poco de cabeza, instinto, talento y experiencia”, explica el brasileño, que se resiste a llamar novato a su pupilo. “Un novato campeón del mundo”, repite irónicamente. “Cada día hay algo nuevo. Nueva información sobre el set up, el tráfico, la conducción e incluso terminología y herramientas en el coche a las que no está acostumbrado y que rápidamente entendió. Se ha adaptado fantásticamente. En la clasificación fue perfecto”, argumenta.

El camino de De Ferran junto a Alonso ya está llegando a su final. Ayer, el ovetense tuvo su última oportunidad para rodar en unos libres antes de la carrera, una hora de entrenamientos en los que marcó de nuevo el quinto mejor registro con una velocidad de 226,608 millas por hora (332,50 km/h). En ese tiempo pasaron muchas cosas, y la más preocupante para Andretti y el resto de monoplazas con motores Honda fue que Hinchcliffe rompió el suyo, el séptimo de la marca japonesa desde que empezaron los entrenamientos. “Creo que el paquete Honda ha sido muy competitivo, aunque hemos tenido que cambiar algún motor. Ojalá no tengamos problemas de fiabilidad, pero es imposible de saber”, comentó el preparador de Alonso.

Esta es una de las situaciones que hacen más imprevisible la carrera de mañana. En la Indycar solo hay dos fabricantes de motores, Honda y Chevrolet. La marca japonesa es más rápida en óvalos, pero menos fiable. Los pilotos de Chevrolet esperan que sus rivales tengan problemas durante la carrera; si no, creen que lo tendrán difícil.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información