Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NBA

La madre de todas las finales de la NBA

Cleveland y Golden State se citan por el anillo por tercer año consecutivo tras arrasar en unos ‘playoffs’, en los que LeBron James bate el récord anotador de Michael Jordan

LeBron James celebra en las finales de conferencia ante los Celtics.
LeBron James celebra en las finales de conferencia ante los Celtics. AFP

Golden State y Cleveland, LeBron James y Stephen Curry, el no va más, en una final anunciada por el fuste de dos equipos de ensueño. Los dos han arrasado en los ‘playoffs’. Los Warriors han añadido otro récord a su colección y no precisamente menor al ganar los 12 partidos que disputaron en los ‘playoffs’, barriendo a Portland, Utah y San Antonio. Los Cavaliers solo perdieron uno de los 13 partidos que invirtieron para alcanzar la final. También barrieron a Indiana y Toronto y solo se les escapó un partido ante los Celtics, a los que doblegaron por 4-1 tras un último duelo en el que batieron su récord anotador en unos ‘playoffs’ (102-135). En definitiva, la final enfrenta a dos rivales muy por encima del resto, con una colección de estrellas en el apogeo de sus carreras (Curry, Kevin Durant , Draymond Green y Klay Thompson por un lado; LeBron, Irving, Kevin Love por el otro).

Se repite la final por tercer año consecutivo, un dato sin precedentes, revelador de la magnitud de la pugna. Los Warriors se llevaron la final hace dos años, los Cavaliers les devolvieron la moneda la pasada temporada. Las lesiones, sobre todo la de Kyrie Irving, y una sanción a Draymond Green restaron entonces el pleno esplendor con el que ahora comparecen unos y otros en la cita que empieza el 1 de junio en Oakland, ya que los Warriors parten con ventaja de cancha porque ganaron 67 partidos en la fase regular, 14 más que los Cavaliers.

“El desafío es máximo. Vamos a enfrentarnos al mejor equipo de la NBA desde hace tres años, un equipo que ha añadido a Kevin Durant a sus efectivos. Son excelentes en ataque y en defensa”, declara LeBron, que convirtió el quinto partido ante los Celtics en un festival. Batió el récord de anotación en los ‘playoffs’, en poder de Michael Jordan con 5.987 puntos. The King necesitaba 28 y los sobrepasó antes del final del tercer cuarto. Dejó 5.995 puntos una plusmarca que seguirá ampliando en la final. El partido, en el TD Garden, lo finiquitó con 35 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias en una nueva demostración de su excepcional talento. “Yo no estaría aquí sin Michael (Jordan). Me aficioné gracias a él, pero cuando era un niño jamás pensó que pudiera compararme con él. He batido este récord siendo yo mismo. Anotar no es la primera prioridad de mi juego”, concluyó el 23 de los Cavaliers, que subrayó que precisamente eligió este número en honor de Jordan.

Stephen Curry ante los Spurs.
Stephen Curry ante los Spurs. EFE

La carrera de LeBron James, a sus 32 años y en su 14ª temporada en la NBA, se encuentra en su punto álgido. The King afrontará su octava final de la NBA, la séptima consecutiva. Cuatro las disputó con Miami y otras cuatro completará con Cleveland con un saldo de tres anillos, en 2016 con los Cavaliers y en 2012 y 2013 con los Heat. El jugador que más finales consecutivas ha disputado en la historia de la NBA es Bill Russell, con 10 en los años de absoluto dominio de los Celtics, entre 1958 y 1969.

LeBron ya sólo parece tener un listón, el que dejó el más grande de todos los tiempos, Michael Jordan. LeBron ha necesitado 212 partidos para batir el récord anotador de Jordan en los ‘playoffs’. La estrella de los Bulls jugó 179 en los ‘playoffs’ con una media de 33,4 puntos frente a los 28,2 de LeBron. Jordan continúa superando a LeBron en anillos (6-3), MVP de la temporada (5-4), MVP de las finales (6-3) y apariciones en el All Star (14-13). Uno de los apartados en los que Lebron supera a Jordan es en el de apariciones en la final (8-6). Palabras mayores.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información