Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así es el sistema de clasificación de las 500 Millas de Indianápolis

El orden de la parrilla de la carrera que se disputa el 28 de mayo, se decide durante dos jornadas este fin de semana

Alonso cruza la meta en el óvalo de las 500 Millas de Indianápolis.
Alonso cruza la meta en el óvalo de las 500 Millas de Indianápolis. USA Today Sports

Se acerca la hora de la verdad para Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis. De lunes a viernes, el piloto asturiano ha tenido la oportunidad de adaptarse a las condiciones especiales de su McLaren-Honda-Andretti, el monoplaza con el que correrá con el número 29, y del óvalo, pero el periodo de pruebas ya da paso al primer desafío serio de su experiencia en la Indy: la clasificación. La crono que decidirá el orden de salida de los pilotos el próximo 28 de mayo se parece poco a la clasificación de un Gran Premio de Fórmula 1. Estas son sus especificidades:

Dos días. La clasificación para las 500 Millas de Indianápolis se divide en dos jornadas y se celebra una semana antes de la carrera.

Primer día de clasificación. Sábado 20 de mayo. Libres, de 14.00 a 15.30 (hora española). Clasificación de 17.00 a 23.50. Los pilotos compiten por un puesto entre los nueve mejores que tendrán opción a la pole al día siguiente. Cada uno de los 33 coches tiene asegurado, al menos, un intento para marcar tiempo. Si el piloto ve que no lo está haciendo como esperaba, puede abandonar el intento y probar de nuevo una vez todos sus rivales hayan salido a pista. A partir de ahí se forman dos filas, una rápida, para aquellos que quieren anular su registro anterior y otra lenta para los que quieren marcar tiempo sin perder el ya obtenido. No hay límite de intentos.

Segundo día de clasificación. Domingo 21 de mayo. Libres, de 18.00 a 20.00. Clasificación, de 20.45 a 23.45. El día anterior se han formado dos grupos: uno con los nueve más rápidos y el otro con el resto. El primer grupo luchará por el mejor puesto a partir del décimo (de 20.45 a 22.45), mientras que los llamados Fast 9 -los nueve rápidos- pelearán por la pole de 23.00 a 23.45. En este caso, cada piloto solo tiene un intento para marcar tiempo.

Cuatro vueltas. En cada intento, el piloto realiza una vuelta de lanzamiento al óvalo y luego cuatro más. La velocidad media del coche en esas últimas cuatro vueltas es la que determina su marca para la clasificación.

Coche. La configuración del monoplaza en la clasificación es diferente del de la carrera. La carga aerodinámica es menor en la crono y la potencia del turbocompresor mayor, esto último regulado por la Indycar. Por eso es tan importante poder rodar un día antes en el Fast Friday, la única oportunidad de los pilotos para entrenarse con esta configuración.

Velocidad, riesgo y dificultad.  Fernando Alonso ya ha asegurado en más de una ocasión que su prioridad es la carrera. Sin embargo, ya está mentalizando para intentar hacer una buena crono. El miércoles aseguró que su ayudante, Gil de Ferran, le ha avisado de que serán "las cuatro vueltas más horribles" de su carrera. "Sí, se lleva menos carga aerodinámica y el coche es muy libre, casi gira solo para que no pierdas velocidad", confirma Raúl Prados, ingeniero de pista del colombiano Juan Pablo Montoya, que ha ganado en dos ocasiones las 500 Millas. "Para el piloto es complicado. Es difícil tener un balance bueno para las cuatro vueltas, conforme se gastan los neumátivos se hace más complejo", añade. "Se va muy rápido y es difícil mantenerlo a fondo. A lo mejor se puede lograr buen tiempo sin ir a fondo, pero tienes que ir al límite, y hay un riesgo bastante alto de accidente", concluye el ingeniero español.

 ¿Se puede ganar tras una mala clasificación? Sí. Raúl Prados pone el ejemplo de Juan Pablo Montoya en 2015, cuando ganó después de ponerse último dos veces: "La pole tiene mucha importancia porque es la pole de Indianápolis, pero no por la carrera. Es mejor no estar atrás solo por el riesgo que conlleva adelantar".

¿Puede Alonso hacer una buena crono? Tras tres días de tanteo y pruebas, el español, doble campeón de mundo de Fórmula 1, se ganó el respeto de sus rivales con su cuarto puesto en los libres del jueves, cuando los pilotos ganaron velocidad por miedo a que la lluvia impidiera la simulación del viernes. "Estará delante seguro", opina Prados. "Se le ve cómodo, por debajo de la línea blanca. Se mueve bien en tráfico, adelanta bien. Es difícil saber cuánto es del coche y cuánto del piloto, pero va bien. ¡Es un rival", exclama el ingeniero de Penske. La clasificación se disputará a más de 230 millas por hora. Alonso hizo 225,619 el jueves.

¿Y si llueve? Si llueve, no se corre, sería demasiado peligroso. Tanto el sábado como el domingo hay riesgo de lluvia y tormenta. Si no se pudiera llevar a cabo la primera jornada, las dos tandas se realizarán el domingo. Si la lluvia no diera tregua, se podría posponer al lunes, aunque depende de la decisión de la Indycar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.