Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wiggins divide a Inglaterra

El ganador del Tour de 2012, investigado por dopaje, indigna a una parte de la afición británica, pero otros defienden su legado

Los corredores del Tour de Yorkshire, el domingo.
Los corredores del Tour de Yorkshire, el domingo. Getty

En Inglaterra, no hay otro ciclista más grande, más idolatrado y al mismo tiempo más controvertido que Bradley Wiggins. El ganador del Tour de Francia de 2012, cinco veces campeón olímpico y ocho veces campeón del mundo, sumando sus títulos en la pista y en las carreteras, es una leyenda viva del deporte británico. Pero una leyenda en peligro desde que la agencia antidopaje británica le investiga. En el Tour de Yorkshire, que se disputó el pasado fin de semana, su nombre sobrevoló los tres días de carrera.

Wiggins es un reciente ciclista retirado, pero su legado es inmenso y se puede apreciar con fuerza en Inglaterra. La carrera de Yorkshire se impulsó gracias a su figura y a sus éxitos en la pista y en las carreteras, explica Christian Prudhomme, el director del Tour. “Nuestra primera intención era la de organizar el Tour de Yorkshire antes de la salida del Tour de 2014, como un banco de pruebas. Pero cuando vimos que Wiggins lo ganaba todo en 2012 y que llegó a dar el pistoletazo de los Juegos en Londres vestido con un maillot amarillo, decidimos adelantar la salida. Era nuestra responsabilidad amplificar la popularidad del ciclismo en Inglaterra”, comenta.

El pasado fin de semana, la carrera celebró su tercera edición con decenas de miles de espectadores en las cunetas. Fue un gran éxito popular. “Esta afición es una de las tres mejores del mundo, con Bélgica y el País Vasco”, afirmó el ganador de la prueba, el belga Serge Pauwels (Dimension Data). Una afición, también, que habla de Wiggins.

—“¡Es un mentiroso! Escribió en su biografía que nunca había recibido un pinchazo de jeringuilla, y se inyectó tres dosis de Kenacort en su carrera. Es muy decepcionante”, estalla Ben, un ciclista amateur.

—“Hay una investigación en curso. Hasta ahora, hay que respetar la presunción de inocencia”, apunta su amigo Neil.

La conversación ilustra el dilema que sacude a Inglaterra. Mientras una parte de la afición británica se indigna ante las acusaciones que pesan sobre Wiggins, la otra parte mantiene su admiración, también porque fue ennoblecido por la reina Isabel II. “Si estuviera aquí hoy, la mayoría de la gente le aplaudiría”, afirma Nick Howes, exjefe de prensa del Team Sky y ahora portavoz del Tour de Yorkshire. “La gente en Inglaterra celebró con mucha efusividad sus éxitos, incluso se los adueñó. Aunque resulte que Wiggins sea declarado inocente, él y su equipo el Team Sky jugaron con la línea ética que se habían impuesto a ellos mismos y que publicitaron, y esto no está bien visto por la gente aquí”, analiza el periodista Andy McGrath, de la revista británica Rouleur.

El producto prohibido

El Kenacort que supuestamente se inyectó el exciclista británico es un glucocorticoides que permite adelgazar sin perder volumen muscular, mejorando así el rendimiento en etapas de montaña por ejemplo, una característica valiosa para ganar una prueba larga y dura como es el Tour de Francia. El caso Wiggins estalló a raíz de revelaciones firmadas por un periodista del Daily Mail, Matt Lawton, sobre un supuesto paquete sospechoso lleno de fármacos, y desembocó en octubre pasado en la apertura de una investigación por parte de la UKAD, la agencia antidopaje británica. Semanas después, el expediente disciplinario llegó al Parlamento. Una comisión de la Cámara de los Comunes, la Cámara baja, llamó a declarar en marzo pasado al médico del Team Sky, Richard Freeman, pero este desistió de acudir al palacio de Westminster alegando problemas de salud.

En el pelotón en Yorkshire, la polémica que se eterniza alrededor de Wiggins también enfrenta a los equipos de la isla contra el resto del mundo. “No creo que haya afectado a la imagen del ciclismo aquí”, explica Matt Winston, director deportivo del One Pro Cycling. “Wiggins no ha hecho nada malo. Es el campeón británico más exitoso de este deporte, el primero en ganar el Tour de Francia, uno de los mejores atletas de mi generación. Es una referencia y tiene que ser recordado por ello”, lo defiende Adam Blythe, el actual campeón británico. Es la figura de Wiggins, que divide a Inglaterra después de ser considerado un héroe. La sombra del dopaje ha hecho caer a otro mito del ciclismo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información