Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hoffenheim: la nueva fábrica de la cantera alemana

La apuesta por el desarrollo del talento juvenil a largo plazo, un entrenador de 29 años y hasta el uso experimental de la tecnología catapultan al conjunto del sur de Alemania

Los jugadores del Hoffenheim festejan ante el Colonia.
Los jugadores del Hoffenheim festejan ante el Colonia. EFE

No todos los habitantes de Hoffenheim saben dónde queda el campo de entrenamiento del club de su pueblo. En una carretera cerca de Zuzenhausen, una de las tantas pequeñas ciudades que hay en esta zona del sur de Alemania, rodeado de amarillos campos de canola, se alza uno de los centros futbolísticos más innovadores de Europa. Allí, Julian Nagelsmann, el entrenador más joven de la historia de la Bundesliga (29 años), su cuerpo técnico y el apasionado personal del TSG 1899 Hoffenheim han formado una de las fábricas de jugadores más exitosas de la actualidad del fútbol europeo. Eso sí, esperaron al menos cinco años para ver los resultados y el equipo estuvo cerca de perder su lugar en la Bundesliga en varias ocasiones. Ahora, por primera vez en la historia, se han clasificado para la Champions tras vencer este domingo al Frankfurt por 1 a 0.

Dietmar Hopp, un exjugador del Hoffenheim, es su principal accionista. Cuando dejó el fútbol, Hopp fundó SAP, una importante empresa de tecnología. En 1990, tras un partido que decidía si el club de su juventud descendería a la última división, optó por involucrarse y ayudarlo. 18 años después (en 2008), el equipo llegó a la Bundesliga.

Industria de futbolistas

Tras el fracaso de la selección alemana en la Eurocopa del año 2000, la Federación (DFB) modificó la manera de trabajar en los clubes. Priorizó más que nada el desarrollo de nuevos talentos y comenzó a repartir dinero según la calificación que cada club recibía por la gestión de sus divisiones juveniles. Para garantizar la objetividad de estas evaluaciones, contrató en 2006 a la empresa belga Double Pass, que se dedica a monitorizar el trabajo que realizan los equipos para potenciar el talento de los jóvenes.

Las calificaciones van de cero a tres estrellas y se hacen cada tres años. La Achtzehn 99, la academia juvenil del Hoffenheim, obtuvo la máxima puntuación. “Las academias son las fábricas de los clubes”, señala Hugo Schoukens, CEO de Double Pass. “Al principio, lo más difícil fue que la gente entendiera que estábamos ahí para ayudarlos a mejorar. El que piensa que el fútbol depende de la suerte tiene una visión a corto plazo”, dice.

Experimentos en Zuzenhausen

Un edificio del centro de entrenamiento del Hoffenheim está repleto de máquinas tecnológicas, aspecto que se cuida mucho. Pero allí se entrena también fútbol. “Tener el apoyo de SAP nos permite experimentar con distintas herramientas”, cuenta Holger Kliem, responsable de comunicación del equipo alemán. ¿El objetivo? Mejorar el aspecto mental y agudizar los sentidos de los jugadores.

Footbonaut es una máquina que se hizo famosa gracias a un vídeo que difundió el Borussia Dortmund. Es una jaula cuadrada donde los jugadores reciben balones desde cualquier lado y deben pasarlos hacia algunos de los cubos que se iluminan. Mejora la velocidad en la toma de decisiones y la precisión de los pases. Sólo hay dos en Alemania. La segunda la tiene el Hoffenheim. Otra de las herramientas que utiliza el cuerpo técnico es Helix, un monitor curvo y enorme que entrena la visión periférica de 180 grados. Hay que seguir con la vista a cuatro de ocho jugadores que se iluminan cuando comienza la evaluación y que corren por todo el campo virtual que aparece en la imagen.

“Somos el único club de Alemania que combina estas máquinas. Las utilizamos desde que los niños tienen 12 años”, comentan desde el club. “La temporada pasada la gente nos preguntaba por qué seguíamos en zona de descenso si teníamos todo esto. Es fácil: si lo usamos sobre futbolistas de 28 años, no se verá un cambio tan grande, pero si te formas con estas tecnologías, sí que notarás la diferencia”.

No se puede acentuar la diferencia física, pero sí se pueden marcar distancias a nivel mental y sensorial, y por ello apuestan en el Hoffenheim. Hoy es el equipo que más jugadores ha aportado a la selección sub-19 (Robin Hack, Dennis Geiger y Johannes Bender). Además, al principio de la temporada, ocho futbolistas del equipo ideal de la Bundesliga se habían formado en la Achtzehn 99. Uno de sus mejores jugadores, el defensa central Niklas Süle, vivió todas las etapas de formación de la academia y el año que viene, con 21 años, jugará en el Bayern.

Más información