Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Layhoon Chan dimite como presidenta del Valencia

La dirigente del club será sustituida el 1 julio por Anil Murthy, actual consejero ejecutivo

Anil Murthy y Layhoon Chan. EFE / ATLAS

Layhoon Chan, la presidenta del Valencia desde diciembre de 2014, y la voz del dueño Peter Lim en el club, dejará de serlo el próximo 1 de julio. El anuncio ayer de su renuncia tuvo más expectación que el de su llegada de la mano de Meriton, la empresa de Lim propietaria de la entidad, y a la que ahora regresa Layhoon para ejercer de ejecutiva. La presidenta deja el testigo a Anil Murthy, consejero ejecutivo del Valencia desde hace seis meses.

Layhoon Chan se despidió sin admitir preguntas con un discurso elaborado y conciliador, después de haber culpado a los jugadores de los malos resultados. “Es esencial que recuperemos la ilusión y la relación con el club”, dijo ayer. Meses atrás, en una rueda de prensa tensa en la que Layhoon dijo la célebre frase “Yo soy Peter Lim”, disculpando la ausencia del propietario, que no pisa Mestalla desde hace 11 meses, la presidenta se ofendió al ser preguntada si se le pasaba por la cabeza dimitir. “Soy una luchadora”, respondió, reiterando que no se le había pasado por la cabeza dejar a Lim sin su escudo en el Valencia. La renuncia al palco de Mestalla al finalizar la temporada “lleva planeada desde hace meses”, admitió sin embargo ayer. “Hace dos semanas llegó Mateo Alemany [director general] y era un paso muy importante para el club por la experiencia que posee. Con Murthy de presidente, Kim Koh [vicepresidente] y Alexanco en la dirección deportiva, ha llegado el momento de echarme a un lado”, explicó Layhoon.

Con el Valencia a la deriva, Peter Lim reforzó la cúpula del Valencia con la figura de Anil Murthy, un diplomático singapurense convertido de la noche a la mañana en consejero ejecutivo de un club de fútbol. A partir del 1 de julio será el nuevo presidente de la entidad de Mestalla, “un honor y orgullo”, reconoció Murthy, un afable ejecutivo que domina el castellano y con las ideas claras. “Mi objetivo es sencillo: mejorar y acabar la próxima temporada con el equipo arriba. Es necesaria una estabilidad deportiva con un rendimiento consistente. Soy optimista porque tenemos las armas para tener éxito. Me siento preparado para el cargo”, expuso Murthy, que desmintió una futura venta del club por parte de Lim. “No hay nada sobre una posible venta del club. No lo vamos a vender ni por dos millones ni por mil”, zanjó. Y negó que los cambios en el organigrama ejecutivo se deban al fracaso de gestión por parte de Meriton. “No ha fracasado, en absoluto. Los clubes y las grandes empresas deben planificar los cambios para tener éxito”, justificó Murthy. Lim, mientras, sigue tomando las decisiones desde Singapur, ahora junto a Alemany.