Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Deschamps: “Algún día Zidane entrenará a Francia”

El seleccionador de Francia analiza el potencial su equipo y la irrupción de las últimas estrellas

Deschamps tras jugar en Luxemburgo el sábado.
Deschamps tras jugar en Luxemburgo el sábado. Getty

Antes de convertirse en entrenador, Didier Deschamps (Bayona, 15 de octubre de 1968) era un futbolista inquieto, más preocupado de defender que de atacar. Debutó en la posición hoy casi desaparecida de líbero antes de asentarse como centrocampista. Daba orden, rigor e impulso al juego. Hoy es el seleccionador del equipo quizá más prometedor y versátil del mundo. Un grupo que se pone a prueba mañana ante España.

Pregunta. Terminó su carrera de futbolista en el Valencia en 2001, tras su única temporada en España en más de 15 años de carrera. ¿Tanto le disgustó su paso al otro lado de los Pirineos?

Respuesta. No, para nada [se ríe]. Tomé la decisión de dejar mi carrera de futbolista porque tenía muchos problemas físicos. Mi cuerpo me mandaba señales de cansancio en cada momento. Fue una decisión muy dura, sobre todo porque me quedaba un año más de contrato, pero no tenía sentido seguir así. Guardo buenos recuerdos del club, la afición y la región.

P. ¿Qué le inspira la nueva España de Lopetegui?

R. Es una renovación dentro de la continuidad. Hay algunos jugadores que lo han ganado todo, y otros, más jóvenes. Iniesta, Piqué, Ramos son los garantes del juego y el alma de este equipo. Con Lopetegui, España juega con más verticalidad pero ha conseguido mantener su ADN que es el juego de posesión. Es una evolución notable.

España es ahora más vertical, pero ha conseguido mantener su ADN"

P. ¿Puede el amistoso ser una buena prueba de fuego para esta generación que irrumpe en Francia, encarnada por el jovencísimo Mbappé?

R. Primero, es un partido de prestigio contra un rival de máxima calidad. Contra España, será difícil tener más el control de la pelota que ellos. Pero cuando lo tengamos, tendremos que utilizarlo bien, a la contra o en jugadas de estrategia. Sé que tengo la suerte de contar con muchos jóvenes jugadores que tienen mucho talento. A ellos, este partido les va a permitir coger mucha experiencia. Daré minutos a todos, algunos incluso serán titulares.

P. ¿Se refiere a Dembélé?

R. Cuando convoqué a Ousmane el otoño pasado, todavía era un jugador con apenas un año de liga francesa y un par de partidos con el Dortmund. Hoy se ha confirmando su gran calidad. Es un extremo con mucha proyección, que corre rápido, es capaz de driblar, dar asistencias e incluso meter goles. Ahora vuelve con nosotros para crecer. Pero le toca demostrar en los entrenamientos y en los partidos que quiere quedarse con nosotros.

P. Como seleccionador, le toca también a usted aprovechar ese talento: ganar títulos jugando de la mejor forma posible. ¿Supone eso una gran responsabilidad?

R. No voy a poner a más atacantes para marcar más goles. Sé que conseguir buenos resultados es importante y que como para todo seleccionador, mi carrera depende de ello. Sin embargo no voy a cambiar mi manera de jugar. Las exigencias del nivel internacional para estos jóvenes son superiores a las que pueden tener en sus clubes. Iremos viendo etapa tras etapa.

Benzema no tiene hoy la puerta de la selección más abierta que ayer”

P. Usted admitió que disponía de más talento a nivel ofensivo que defensivo. Usted suele pensar en defender bien antes que en atacar. Ahora, con la llegada de Dembélé y Mbappé, entre otros, ¿va a tener que cambiar su paradigma de juego?

R. No, para nada. En los equipos que entrené, nunca quise tener jugadores que pensaban primero a defender. En mi trabajo, eso sí, me toca procurar que el equipo defienda bien sin olvidarme del aspecto ofensivo. Podemos tener a jugadores ofensivos que se tomen muy en serio el aspecto defensivo. Contra equipos que tienen el control de la pelota, como España, tenemos que ser capaces de reaccionar a su estrategia.

P. Recientemente, dejó entender que no cerraba la puerta a Benzema. Sin embargo, lo mantiene apartado de Francia.

R. [Se endereza en su silla, más crispado] No quiero meterme en estas consideraciones. Tengo decisiones que tomar. No estoy hablando de la calidad futbolística del jugador. Tengo que tomar decisiones también para el equipo, para el futuro y el éxito de este grupo. La puerta para que vuelva con nosotros no está más abierta hoy que ayer. Es así. Ha vuelto a ser seleccionable, como muchos otros jugadores antes que él.

P. ¿Ha hablado con él para explicarle su decisión?

P. Prefiero no hablar sobre las conversaciones que tengo con mis jugadores. Hay mucho ruido mediático, pero hay que seguir conviviendo con ello.

R. ¿Ya está digerida la derrota en la final de la pasada Eurocopa?

R. Así es el deporte. Ya quedó atrás. Ahora estamos enfocados en otro objetivo. Pero claro, tuvimos una oportunidad de ser campeones en casa y la perdimos. Sin embargo, esto no quita toda nuestra progresión hasta la final. Fue una buena experiencia.

P. ¿Qué faltó para ganar?

R. Un poco más de suerte. Podemos volver a jugarlo diez veces, y quizás lo ganemos ocho o nueve. Nos faltaron algunos centímetros, un palo hacia adentro y no hacia afuera. Pero era el año de Portugal. Si son campeones de Europa, es que se lo han merecido.

P. ¿Y cómo percibe la posibilidad que Zidane le suceda en el banquillo en un futuro cercano?

R. Lo vivo con mucha tranquilidad. Estoy muy contento cuando veo el éxito que tiene en el Madrid. Estoy convencido de que Zizou acabará siendo el seleccionador de Francia, debido a vínculos con este país y con este equipo. Nos conocemos muy bien. No veo su presencia como una amenaza, ni como una presión para mí. Algún día también le tocará asumir esta gran responsabilidad. Pero de momento aquí estoy yo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.