Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Osasuna oscurece al Eibar

El conjunto rojillo merece más ante un rival que pecó de prepotencia

Kodro remata sobre Ander Capa.
Kodro remata sobre Ander Capa. EFE
LaLiga Santander Jornada 27

FINALIZADO

El virus más contagioso es el de la superioridad. Nada frena más que la sensación de dominio. A Osasuna le queda un hilillo de voz casi imperceptible, la voz de la agonía, pero al Eibar le pareció un duermevela, un mantra del que podría salir cuando quisiera vista su manifiesta superioridad en el discurso. Desde el minuto uno se sabía quién mandaba en el partido, quién lo quería y quién lo sentía necesario. A Osasuna la voz no le da para un cántico. Pero se puede cantar con la voz ronca, sobre todo si te la juegas en el último concierto. Y el Eibar pensó que con un do de pecho en cualquier momento se solventaba un partido. Cuatro dio el japonés Inui y a las cuatro respondió Sirigu como un muro infranqueable. Eran disparos de media distancia, trazados de fuera hacia adentro, todos iguales, pero todos con el mismo final. Hasta ahí llegaba la combinación de Eibar, sin presencia alguna de su delantero centro, Enrich, ni de su media punta, Adrián, oscurecidos bajo el oscuro cielo de Pamplona.

Osasuna

4-2-3-1

Petar Vasiljevic

25

Sirigu

34

Buñuel

6

Oier

22

Vujadinovic

24

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Raoul Loe

10

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Roberto Torres

17

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Jaime

19

1 goles Gol

Kenan Kodro

16

Cambio Sale Oriol Riera Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Fuentes

8

Cambio Sale Fran Mérida

Causic

7

Cambio Sale Clerc

Sergio León

1

Yoel

7

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Capa

4

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Ramis

20

Lejeune

18

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Arbilla

5

Escalante

21

Pedro León

9

Enrich

14

Cambio Sale Cristian Rivera Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Dani García

24

Cambio Sale Kike

Adrián

8

Cambio Sale Rubén Peña

Inui

Eibar

4-2-3-1

José Luis Mendilibar

Decidió el Eibar que la paciencia fuera su argumento. Paciencia que el Osasuna interpretó como superioridad y se acobardó en la primera mitad, derrotado moralmente por su incapacidad para ganar en su casa y por los escuálidos números de su clasificación. Difícil motivarse cuando hay pocos motivos para ser feliz y difícil para el Eibar cuando decidió actuar como si su ejército hubiera ganado de antemano un batalla perdida por su rival. 

No entendió a Osasuna. Le concedió la mitad del partido y como el Eibar no lo aprovechó pensó que quizás el fútbol le concedía una oportunidad. Y eso que Kike García, en el primer balón que tocó, tras sustituir a Adrián, consiguió el gol que el Eibar buscaba con su blanca palidez. Y más que enrojercerse de alegría, pareció que se sonrojaba. Marcar el gol y evadirse del partido fue todo uno. Recibir el gol y meterse en el partido fue todo uno para Osasuna que comenzó a hilvanar, a coser, a pespuntear, gracias sobre todo a Jaime Romero, un alfiler en el costado, y a Roberto Torres, inasequible al desaliento. 

Osasuna borró al Eibar que confiaba mas en las carencias del rival que en su virtudes. Pensó a lo grande: un gol es suficiente, en vez de en el menudeo de los puntos laboriosos, su estilo. Osasuna fue un torbellino impulsado por el orgullo, más allá de los motivos. Y empató Kodro en una jugada magnífica entre Torres y Romero que el delantero empujó en la raya de gol. Y pudo y debió ganar con dos cabezazos de Loé y de Oriol Riera que exigieron la mejor fotografía de Yoel. El empate dibujo un perfil borroso del Eibar, que no fue el Eibar, y nítido de Osasuna que se pareció a o que quiere ser.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.