Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joaquín: “El fútbol ha perdido el regate”

El futbolista del Betis, que visita al Madrid, es el jugador en activo con más partidos en Primera División

FOTO: Joaquín posa en la ciudad deportiva del Betis. / VÍDEO: Joaquín, a su llegada a Madrid.

Luce el sol en la ciudad deportiva del Betis. Joaquín, capitán y líder, acaba de superar un esguince de rodilla. A los 35 años, la lesión le ha hecho sufrir mucho esta temporada. Hoy (20.45, Movistar Partidazo) visita el Bernabéu, donde el Betis no gana desde 1998.

Pregunta. Después de 17 temporadas en la élite, es el futbolista en activo con más partidos en Primera (442), ¿siente algo especial cuando visita el Bernabéu?

Respuesta. Lo que debes sentir es ilusión, pero no por acudir a un campo importante, sino por disfrutar de cada entrenamiento, de cada encuentro. Todavía tengo ilusión por el fútbol. Nadie me verá arrastrándome por un campo. Ahora te das cuenta de lo que cuesta hacer las cosas, de que tienes que trabajar el doble para recuperarte, de que debes ser muy profesional…

P. Usted se lesionó en su mejor momento de la temporada. Lleva dos meses sin competir...

R. A eso me refería. Ahora te das cuenta del esfuerzo que significa recuperarte después de un partido, después de una lesión… Con 20 años jugabas seis partidos seguidos. Ahora juegas un partido y te tienes que meter en hielo para recuperarte. Me quedo tieso. Por primera vez en mi carrera he sufrido mucho dolor para recuperarme en la rehabilitación.

P. Después de tantos años, ¿cómo afronta el partido del Bernabéu? ¿Le preocupa aún dar una buena imagen?

R. Hombre, hacer el ridículo siempre duele mucho. Y nosotros lo hicimos en Granada, así que imagínese en el Bernabéu, con todo el mundo pendiente de ti.

P. ¿Qué se le dice a compañeros como Dani Ceballos ante partidos de este calibre?

R. Yo le diría que fuera valiente. No perdemos nada. Es un campo precioso, que debe ilusionarle y motivarle.

Joaquín, en la ciudad deportiva del Betis.
Joaquín, en la ciudad deportiva del Betis. EL PAIS

P. ¿Se ve usted reflejado en él? ¿Qué le diría si recibiera ya una oferta para marcharse?

R. Eso es algo muy personal. Como bético le pediría que disfrutara varios años más en el Betis, donde se ha hecho como futbolista, y luego volara. Pero el futuro dependerá de él. Es muy bueno.

P. Igual le mete Florentino Pérez en un cuarto de baño para ficharlo, como le pasó a usted.

R. Así fue. Con Raúl de testigo en una concentración de la selección española en Barcelona. Yo era un crío, estaba cortado. Florentino le dijo a Raúl que estaría muy bien de blanco. Me dijo que no me preocupara, que iba a hablar con Lopera.

P. ¿Le dio muchas vueltas a la cabeza por perder la oportunidad de jugar en el Madrid?

R. No, que va. El Madrid estuvo ahí, pero no se dio al final. Mi padre lo ha dicho hace poco. No jugué en el Madrid unas veces porque no se dio y otras porque no quise. Pero no le doy vueltas al asunto. He sido muy feliz en mi trayectoria en el mundo del fútbol. Entonces no pensaba en nada más. Solo en el día a día.

P. No sería por verse incapaz de competir con los galácticos...

R. No, no, para nada. Yo en aquel momento me veía capaz de volar por la banda.

P. Otros, como Ramos, no se lo pensaron. Usted lo conoce bien desde que lo apadrinó en la selección. ¿Le sorprende el nivel que ha alcanzado?

Recuerdo cuando arropaba a Sergio Ramos en la selección, vaya cómo ha crecido el niño; lo que más me gusta es su profesionalidad para ser el mejor central del mundo

R. No. Se veía venir de lejos. Desde pequeño se ha cuidado y lo han cuidado para triunfar. Para mí es el mejor central del mundo. Es un canterano de nuestra tierra y me alegra que esté marcando una época.

P. ¿No hay manera de evitar que marque de cabeza?

R. Por eso es tan grande. Sabes dónde y cómo remata. Intentas hacer todo lo posible para que no lo haga y, por mucho que lo intentes, te acaba rematando y haciendo gol. Yo me enfrentaba a laterales a los que le decían que me iba por la derecha. Ellos sabían que me iba por ahí, pero no podían pararme. Yo me iba. También tuve mi época en la que no me paraban.

P. ¿Qué le pareció el 6-1 del Barcelona al PSG?

R. Eso te demuestra lo maravilloso que es este deporte. Fue espectacular. Creo que son tan buenos que ellos deciden cuándo y cómo ganar. Me dio algo de pena por Emery, con el que trabajé en el Valencia, pero Luis Enrique también fue mi compañero… En fin, son tantos años en el fútbol que algo me une a casi todos los equipos. El Barcelona tiene demasiados jugadores buenos. Te mete seis y los que hagan falta.

P. ¿Messi es el mejor jugador que ha visto?

R. Sí. He visto muy buenos jugadores, pero lo de este tío… Yo he tenido la sensación dentro del campo, cuando me he enfrentado a él, que tiene la capacidad de ganar el partido cuando él quiere. Yo creo que él dice: ‘Ahora voy a marcar’. Y marca. Yo eso lo he sentido en el campo cuando me he enfrentado a él. Y lleva haciéndolo 10 años. Juega 70 partidos bien al año.

P. ¿Ha sentido eso también con Cristiano?

R. También te cambia el partido cuando él quiere, pero más como definidor. Como futbolista en el sentido literal del término me quedo con Messi.

P. ¿Ha cambiado mucho el fútbol en estos 17 años?

R. Ahora se juega a una intensidad increíble. Los equipos están mucho mejor preparados tácticamente y es más difícil ganar. El fútbol ha evolucionado, pero también hay aspectos negativos.

P. ¿Cómo cuáles?

Quise pedirle explicaciones a Luis después de dejarme fuera de la Euro 2008, pero lo vi muy mayor, estaba ya enfermo, y le di un abrazo"

R. El fútbol ha perdido el regate. El fútbol que yo disfrutaba de la velocidad por banda, encarar y ponerla. Ahora nadie regatea, nadie llega a la línea de fondo. El fútbol con el que yo nací solo lo practican ahora Messi y Neymar. Ahora nadie llega a la línea de fondo y la pone atrás. Y todos los equipos tocan, se asocian, pero no hay regate. Hay velocidad, pero se ha perdido algo la magia.

P. Usted disputó dos Mundiales y una Eurocopa, pero dejó ir a la selección cuando España empezó a ganar...

R. Sí, Luis Aragonés, al que yo quiero mucho, me dejó fuera de la Eurocopa 2008. No sé qué se le pasó a Luis por la cabeza. Tuve ocasión de preguntarle años después cuando dirigió un equipo de la selección andaluza contra la selección de Madrid. Era poco antes de que se muriera. Lo vi muy mayor y no me dieron ganas de preguntarle nada. Le di un abrazo porque le quería, pero por dentro me cagaba en sus muertos.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información