Luis Enrique: “Me importa un rábano entrar en la historia, yo quiero ganar”

El técnico azulgrana defiende las posibilidades de su equipo ante el PSG: “Si ellos nos metieron cuatro, nosotros podemos hacer seis”

Luis Enrique, esta mañana antes del entrenamiento del Barça. LLUIS GENE AFP

Necesita el Barcelona una gesta homérica, un resultado abrasador que descomponga al PSG para superar una ronda que la tiene bien cuesta arriba, después del expresivo 4-0 en el Parque de los Príncipes en la ida de los octavos de la Champions League. Reenganchado a la Liga tras los tropiezos del Madrid y ya instalado en la final de la Copa, el Barça se juega ahora las habichuelas en Europa, competición que otorga tanta credibilidad como dinero, todo un aliciente para competir en el próximo curso. Pero batir al rival, enorme en la ida, será una tarea casi imposible. Algo que Luis Enrique no comparte. “A pesar del resultado de la ida, solo estamos a la mitad de la eliminatoria. Pueden pasar infinidad de cosas y espero que sean muy positivas. Pero debemos ser superiores y hacer las cosas muy bien”, explicó el técnico desde la sala de prensa de la ciudad deportiva azulgrana al tiempo que la expedición del PSG se instalaba en las habitaciones del hotel Juan Carlos.

Luis Suárez: “No debemos jugar a la desesperada”

El varapalo sufrido en París no ha desmontado al Barcelona, que se rehízo con cuatro triunfos seguidos –la segunda mejor marca de la temporada, tras los cinco logrados en enero- y que afronta ahora el reto con la mayor de las ambiciones. “Lo más duro fueron los primeros días porque la derrota que nos dolió, nos pegó”, se arrancó Luis Suárez; “pero el fútbol nos da el lujo de poder levantarte y este equipo lo ha hecho, lo ha demostrado como lo hizo en la primera y en la segunda temporada con Luis Enrique”. Otra cosa es superar la eliminatoria.

“Debemos ser pacientes y conscientes de que no debemos jugar a la desesperada. No tenemos que volvernos locos”, argumentó el delantero azulgrana. Y añadió: “Sabemos lo que nos jugamos, es una situación difícil pero no imposible. Si hay un equipo que puede hacer cuatro goles somos nosotros. Pero con nuestra filosofía. Que la gente confíe en nosotros porque nos vamos a dejar todo”. La capitalidad del duelo la evidenció el 9. “Es uno de los partidos más importantes de mi carrera. He jugado lindos encuentros, pero para dar vuelta a esto hay que autoconvencerse”, reflexionó. Y remató: “Intentaremos que no tengan situaciones de gol, aunque tienen calidad. Pero ellos también saben que somos capaces de hacerles daño con el balón. Es un lindo desafío”.

La evolución del equipo desde ese batacazo ha sido descomunal, toda vez que cuenta los encuentros por victorias y quizá ha enhebrado el mejor fútbol de la temporada. “Hemos mejorado nuestro rendimiento y tenemos más posibilidades. Si ellos nos pueden marcar cuatro, nosotros podemos hacer seis. Lo hemos hecho muchas veces. Pero no hay que volverse loco. Aunque sí es verdad que mañana no tenemos nada que perder y sí mucho a ganar”, apuntó el entrenador azulgrana. Reacio a desvelar el sistema o los protagonistas del duelo –“no estoy en disposición de dar pistas”, convino-, Luis Enrique reveló que no han ensayado los penaltis pero reclamó el sostén incondicional del Camp Nou: “No pediría calma sino que el estadio debe ser una olla a presión 20 minutos antes del partido para motivar a nuestros jugadores, para que no cunda el desaliento, para que en los momentos complicados sean un apoyo incondicional. Necesitamos un Camp Nou a reventar, hiperexcitado”.

Necesitará de todo y todos el Barça para superar la eliminatoria, toda vez que nunca antes un equipo logró dar la vuelta en Europa a un resultado de cuatro goles en contra. “Este equipo no ha conseguido remontadas porque no se ha visto obligado a ello. Y sé que no soy muy políticamente correcto, pero me importa un rábano entrar en la historia. Yo quiero ganar y estoy convencido de que en algún momento va a estar cerca”, expresó. Al mismo tiempo, añadió: “No tengo la sensación de que tengamos que hacer nuestro mejor partido. Pero esto se consigue con todo el equipo. No podemos basarnos en uno o en dos, por más que Leo sea el jugador referencia y más desequilibrante”. De momento, a excepción de los lesionados Aleix Vidal y Mathieu, cuenta con todos. El PSG aguarda.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS