Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Villarreal pide disculpas a los árbitros tras la polémica ante el Madrid

El club valora la “profesionalidad, integridad y lealtad” de los colegiados tras las críticas de su presidente Fernando Roig

Los jugadores del Villarreal protestan a Gil Manzano.
Los jugadores del Villarreal protestan a Gil Manzano. AFP

Al colectivo arbitral le escocieron las palabras de Fernando Roig pronunciadas tras el polémico partido del Villarreal ante el Madrid que terminó con la remontada del equipo de Zidane (2-3), que igualó el encuentro con un discutido penalti de Bruno. Roig consideró que la acción no merecía tal castigo. “Todo el mundo dice que la mano es un rebote, pero el rebote no es penalti”, dictaminó el presidente del Villarreal atreviéndose a decir que la victoria del Madrid vino favorecida por la mala interpretación del árbitro. “Creo que después de un penalti, que no ha sido, no podemos hablar de una remontada del Real Madrid”.

Sin embargo, al Comité Técnico de Árbitros, lo que le ha producido indignación es que trascendiera públicamente el obsequio que recibieron los colegiados por parte del Madrid al acabar el partido en el antiguo El Madrigal. “Gil Manzano y sus asistentes han salido del estadio con bolsas del Madrid. Eso no está bien”, manifestó Roig con cierta indignación por la falta de prudencia de los colegiados que no tuvieron en cuenta que podía ser susceptible de herir sensibilidades después de un arbitraje controvertido. Gil Manzano también expuso en el acta que se encontró en su vehículo estacionado en el interior del Estadio de la Cerámica un mensaje en un papel en el que tildaba de “ladrones”, a los encargados de dirigir el partido. “El Villarreal lamenta y pide sinceras disculpas al equipo arbitral del pasado domingo, encabezado por Jesús Gil Manzano, por el mensaje con el que se encontraron en sus vehículos a la salida del estadio, el cual rechaza profundamente”, expone con humildad el club castellonense a través de un comunicado.

Obvió Roig que es una práctica habitual en los equipos de la Liga obsequiar a los árbitros con productos del merchandising del club, que normalmente los entregan cuando ejercen de local. El Madrid los extiende también como visitante. El Villarreal ha dejado de ofrecer presentes. “Con el objetivo de fomentar una total transparencia y siguiendo el Manual de Cumplimiento Normativo que ha implantado la Liga en todos los clubes esta temporada, no consideramos oportuno entregar presentes a los árbitros en una partido”, ha informado el club castellonense.

Ante el revuelo y controversia armada, el Villarreal se ha apresurado a lanzar una notificación de aclaración. “El Villarreal CF desea manifestar su total y absoluto apoyo y respeto por el colectivo arbitral en todos sus estamentos. Siempre hemos valorado y defendido la honradez he independencia de los árbitros y así lo seguiremos haciendo”. Comprende el Villarreal la dificultad que supone la toma de decisiones de los jueces en los partidos. “El Villarreal entiende la difícil tarea de los árbitros y asume sus aciertos y errores como parte del espectáculo deportivo, como también los tienen los jugadores y entrenadores dentro de un partido de fútbol”. En la misiva, enfatiza el Villarreal en la honradez sin discusión del colectivo arbitral. “Confiamos plenamente en la profesionalidad, integridad y lealtad del colectivo arbitral”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información