Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llull: “A veces también la lío, pero nunca me voy a esconder”

El base del Real Madrid, MVP del partido, anota 10 puntos en los últimos dos minutos y medio

Llull, a hombros de Ayón, corta la red de la canasta.
Llull, a hombros de Ayón, corta la red de la canasta.

Se llama Sergio Llull y no conoce el miedo. El MVP de la Copa del Rey de Vitoria compadrea con la suerte con aires de suficiencia, tramita hazañas con la determinación del que se siente predestinado y, desde hace unas gestas, se ha convertido en una proeza andante. “Lo de la confianza va un poco con el carácter de cada uno. A mí no me gusta perder a nada e intento asumir la responsabilidad en los momentos importantes. A veces va bien y a veces la lío, pero nunca me voy a esconder”, relató el genio de Mahón. En su expediente copero: 22,3 puntos, 6,3 asistencias y 2,7 rebotes de media en los tres partidos del torneo.

“Estoy contento, sobre todo, por haber ganado el trofeo grande. El MVP lo podía haber ganado Randolph, que ha hecho tres partidos espectaculares, Luka [Doncic] que se ha salido con 17 años, Ayón... todos. Todos hemos entendido nuestro papel y hemos remado en la misma dirección”, desarrolló Llull antes de repasar su álbum en la Copa. “La del tiro de Málaga estuvo muy bien también, pero esta Copa es un ejemplo de nuestro carácter. Hemos sufrido muchísimo, al límite, pero hemos sabido jugar los minutos finales”. En 2012 tomó el Palau Sant Jordi de Barcelona con 23 puntos, cinco triples y cinco asistencias para romper con 19 años de sequía copera del Madrid, con cuatro temporadas sin títulos en la casa blanca y con varios cursos de tiranía azulgrana. Cinco años después sigue cincelando su leyenda.


Aquel novillero de 19 años que en 2007, en sus primeros partidos como meritorio en Vistalegre, se jugaba el triple imposible en los segundos finales de cada cuarto, fue madurando a fuerza de pasión, clase y carisma hasta convertirse en el primer espada del Madrid. “Me quedé aquí para ganar títulos, ya llevamos otro, el primero importante de la temporada, pero hay que seguir. Seguimos haciendo historia y el hambre de títulos no puede parar” cerró el héroe de Vitoria. Con 10 puntos en los últimos 2m 33s le dio la 27ª Copa al Madrid. La más sufrida de principio a fin de la colección de cinco en seis años que suman los blancos. “Hay veces que se gana así. Hemos tenido Copas más solventes, pero en esta demostramos como nunca nuestra fuerza y las ganas de ganar”, refrendó el Chapu Nocioni.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.