Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La FIFA permite a Zozulya fichar por el Dnipro, pero Ucrania lo bloquea

El máximo organismo ha dado el visto bueno para que el ucranio juegue en su país, aunque se trabaja en levantar el veto que la Federación Ucraniana tiene impuesto a su club de origen que le impide fichar

Zozulya, en el entrenamiento matinal del Betis. En el vídeo, su agente.

La situación deportiva de Roman Zozulya podría resolverse en los próximos días. Todo depende de las gestiones que el entorno del futbolista está realizando para encontrar acomodo al delantero en su país, en concreto en el Dnipro. El caso del jugador, algo enrevesado, está de la siguiente forma. Después de múltiples indagaciones, la FIFA ha dado su consentimiento para que Zozulya pueda ser inscrito de aquí a junio en el Dnipro, su club de procedencia. El máximo organismo internacional ha realizado una excepción por lo complejo del caso y entender que Zozulya, que fue inscrito por el Dnipro en julio, no llegó a jugar ningún partido oficial con el club ucranio antes de fichar por el Betis el pasado mes de julio.

Concedido este permiso, el entorno del jugador se encontró con un nuevo problema. El Dnipro tiene un veto de la Federación Ucraniana por asuntos económicos para fichar nuevos jugadores. Se está negociando con la Federación Ucraniana para que levante este veto al Dnipro y Zozulya juegue en su país. El Dnipro quiere contar con el delantero y a favor de esta solución está el hecho de que el futbolista es un auténtico ídolo en su país. Es posible que la Federación, que incluso ha llegado a ofrecer un puesto de trabajo a Zozulya, levante este veto al tratarse de un asunto casi de interés nacional en Ucrania. No obstante, el asunto puede dilatarse todavía unos días.

Un regreso ansiado

En esta vía se está trabajando ahora, por lo que se llegaría a una situación que contentaría a todas las partes. Zozulya podría jugar al fútbol y no entrenarse seis meses en solitario sin la opción de competir. El Rayo, cuya afición mantiene el rechazo al jugador, se liberaría de la cesión y el pago de la ficha del futbolista, pues se intentaría que la asumiera el Dnipro. El Betis, por su parte, aunque siempre se ha mostrado dispuesto a pagar su parte en la cesión, también ahorraría unos euros si el Dnipro se encarga del salario del futbolista. El club ucranio, a pesar de sus problemas económicos, haría un esfuerzo para contar con Zozulya. El futbolista ve con buenos ojos regresar a su país y sentirse arropado tras la situación que está sufriendo, definida como “un calvario” por su entorno.

El último intento del agente del jugador, José Lorenzo, de que la afición del Rayo le pidiera perdón a Zozulya ha sido descartado por los hinchas vallecanos, que sostienen que el delantero es nazi, fascista y racista, por lo que mantienen que no es una persona bienvenida en Vallecas y muestran continuos mensajes de su presunta filiación neonazi.

José Ramón Lete, presidente del Consejo Superior de Deportes, ha recibido al embajador de Ucrania, Anatoliy Scherba, para asegurarle la determinación del gobierno español para garantizar a Zozulya su derecho al trabajo. El presidente del CSD transmitió su rechazo a que un futbolista no pueda ejercer su profesión por posibles coacciones y amenazas.

 

Más información