Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escocia vuelve a creer; Inglaterra sufre para ganar a Francia

Victoria en el debut para el ‘XV del Cardo’ 11 años después ante la poderosa Irlanda (27-22). Inglaterra, lejos de su mejor versión, supera a Francia (19-16)

Jugadores de Escocia celebran la victoria ante Irlanda.
Jugadores de Escocia celebran la victoria ante Irlanda. AFP

El tiempo ya está cumplido en Murrayfield cuando Greig Laidlaw, el capitán escocés en tantas derrotas amargas, patea a palos un golpe de castigo delicioso. En Edimburgo no reina el silencio, sino los acordes de júbilo del Flower of Scotland. El XV del Cardo va a ganar su partido inaugural en un Seis Naciones 11 años después. Y pone la guinda el director de orquesta, un Laidlaw que se golpea con fuerza el pecho después de liderar a sus compañeros en terreno pantanoso. Escocia había dilapidado una ventaja de 16 puntos en lo que parecía otro desenlace maldito ante una Irlanda orgullosa, incluso en una tarde gris. Y Laidlaw disfruta con una victoria imponente ante una de las favoritas (27-22). La vigente campeona, Inglaterra, sí hizo bueno el pronóstico ante Francia (19-16) en un partido con muchas carencias.

A diferencia de otras citas, Escocia fue letal, con un rendimiento inmejorable en sus escasas internadas a campo irlandés. Si Laidlaw dirige, Stuart Hogg es el virtuoso solista. El zaguero, elegido mejor jugador del torneo el año pasado pese a que su equipo acabó cuarto, anotó los dos primeros ensayos. Él hace rentable el arriesgado estilo escocés, subiendo marchas a cada resquicio. Su presencia intimida, obliga a la defensa a tomar decisiones en un suspiro. Prueba de ello fue segunda marca, amagando con el pase a un compañero antes de activar sus propulsores dejando petrificadas a las camisetas verdes.

Irlanda no supo transformar en puntos su ventaja en delantera. Su dominio en la melé dio al XV del Trébol muchas posesiones en la zona noble rival que no movieron el marcador. Sin Jonny Sexton, lesionado, los irlandeses no solo perdían a su apertura, sino a un maestro táctico. Pese a la valentía del menudo Paddy Jackson, no pudieron condicionar el partido con el pie. Aun así, encontraron recursos para voltear el tanteo, acelerando las fases y agotando a la defensa escocesa en cada placaje. Con todo a favor, no hubo golpe de gracia visitante y el XV del Trébol vio cómo el rival retomaba la delantera y agotaba el reloj. Suyo fue el primer punto bonus de un Seis Naciones al caer por siete puntos o menos.

15ª victoria consecutiva de Inglaterra

Con un punto se fue también Francia de Twickenham ante una Inglaterra desdibujada que salvó los papeles al final. Fue un partido físico y trabado que Francia dominó en su mayor parte gracias a las embestidas de Louis Picamoles y a los destellos de su prometedor medio-melé Baptiste Serin. Las contadas escaramuzas del primer acto fueron de los franceses, que no supieron castigar la indisciplina inglesa con ensayos (9-9). Es el sino de la Francia actual: ordenada, pero sin respuestas ofensivas ante los grandes. Con menos dominio que en el primer acto, renovaron pronto la delantera y la frescura del banquillo les puso por delante a 20 minutos del final en una meritoria continuación de Gourdon que posó furioso Slimani.

Inglaterra-Francia.
Inglaterra-Francia. AP

Se vio contra las cuerdas Inglaterra (12-16). Si su delantera titular ya tenía carencias por las lesiones, el paso de los minutos empeoró las cosas. Faltos de creatividad, con un Ben Youngs al que le costaba un mundo tomar decisiones, los ingleses vivieron al margen de la legalidad con demasiados placajes altos –May vio la amarilla- y echaron en falta el pegamento del ausente Billy Vunipola. Como Francia no supo rematar, recursos no le faltan al XV de la Rosa, que rescató el encuentro con su banquillo. En un debut pintiparado, el neozelandés Ben Te’o ensayó una serie bien tejida por Farrell y Care. Francia terminó de indultarles con un golpe de castigo en los segundos finales que el inquieto Doussain no supo llevar a la banda. Es la decimoquinta victoria seguida –el récord lo tienen los All Blacks con 18- de la Inglaterra más pragmática.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.