Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paco Alcácer también juega

El delantero ocupa el lugar de Luis Suárez y marca el primer gol de la tarde, con el que además se estrena en la Liga

Paco Alcácer celebra la consecución del primer gol para el Barcelona. Ampliar foto
Paco Alcácer celebra la consecución del primer gol para el Barcelona. AP

Cuando el speaker recitó la alineación por la megafonía, el Camp Nou apenas respondió, quizá aletargado por jugar a la hora de la siesta, también confuso por un once que parecía abogar por el derecho al intercambio de golpes antes que por defender la posesión en campo ajeno como seña de identidad. Así, tras pronunciar su nombre, sólo se llevaron vítores Messi, Neymar y Piqué, al tiempo que Ter Stegen y Umtiti recibieron una ovación discreta. El resto, sin embargo, se quedaron con breves rugidos ceremoniales.

Resulta que Luis Enrique, convencido como está de que las rotaciones “son necesarias para competir al cien por cien en todas las competiciones”, dio un gran vuelco a su alineación, con futbolistas que apenas han tenido carrete como Aleix Vidal, Mathieu y Alcácer. Y el 9 de anoche, el 17 azulgrana, replicó por una vez que también juega. “Marcar da confianza. Pero a mí me inculcaron en casa que el trabajo va antes que bajar los brazos y es lo que hago día a día”, explicó el delantero un tanto liberado.

La participación de Alcácer en el Barça había sido anónima hasta el momento, al menos si se atiende a su exigencia de perforar las redes rivales. Lo sabía el ariete, que aunque se ganaba el aliento del público por su esfuerzo, se perdía entre lamentos en el césped porque parecía tener las botas torcidas a la hora del remate. Una losa para un futbolista que costó 30 millones y que no daba respuesta en los duelos donde no figuraba el tridente. Sus números lo explicaban: en 15 encuentros (10 de Liga, tres de Copa y dos de Champions) solo había festejado una diana, frente al Hércules en el torneo copero (el 21 de diciembre, su último partido como titular), y dado dos asistencias. En la Liga, además, solo había sido titular en dos ocasiones y ninguna fue la buena porque el Barça acabó con una derrota ante el Alavés (1-2) y un empate ante el Málaga (0-0). Contra el Athletic, sin embargo, cambió la historia.

Medio gol

Decidió Luis Enrique dar reposo a Luis Suárez para darle el testigo a Alcácer. “El míster me dio mucho soporte estos meses. Estoy contento de poder ayudar al equipo y tengo que seguir en esta línea. Mis compañeros están contentos igual que yo”, convino el punta. Y empezó bien la tarde porque un centro suyo, validado por el resbalón del defensa, dejó a Neymar ante el portero, incapaz después de resolver la jugada. Le costó a Alcácer, en cualquier caso, tocar balón porque el Barça no fabricaba demasiado fútbol desde la medular. Y de espaldas a portería, patinaba con el pase al primer toque.

Pero en el minuto 17, cuando la grada del Camp Nou demandaba la independencia de Cataluña, Neymar pisó la línea de fondo y sacó un centro raso hacia atrás, hacia el 17, que puso el interior de la bota zurda y envió a gol un remate que Iraizoz intuyó pero no alcanzó. “Ha sido un buen tanto, pero el pase de Ney ha sido medio gol. Tener a Luis, Leo, André, Ivan... alrededor te hace ser mejor”, afirmó.

“¡Paquito Alcácer, 'lolololo', Paquito Alcácer!”, entonaba la hinchada azulgrana. Y el futbolista recibía las felicitaciones de sus compañeros y mandaba un beso al cielo con los ojos y los puños cerrados. “Sus goles me alegran más casi que los que marcaba yo. Especialmente por el tipo de jugador y persona que es. Y porque tengo especial empatía por las personas que quieren mejorar y no les salen las cosas. Todos nos alegramos como se ha visto en el estadio. Ha sido un buen gol que le irá muy bien y a nosotros también”, resolvió Luis Enrique.

No tuvo más oportunidades claras el valenciano, que trabajó de lo lindo en la presión. “Tenemos que trabajar para el equipo en las dos fases del juego. Y para eso, fijarse en Luis [SUÁREZ]es garantía de mejorar”, convino Alcácer que marcó su primer gol en la Liga como azulgrana y definió por fin un triunfo del Barcelona, después aliñado con la falta de Messi y el tanto de Aleix Vidal.

Más información