Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La medular del Barça extraña a La Masia

La ausencia de Iniesta y Busquets, recuperados, no afecta tanto a los resultados como al juego

Barcelona - Athletic Ampliar foto
Mascherano, André Gomes, Umititi y Torres observan el remate de Griezmann. AFP

Iniesta se quedó a las puertas de levantar el Balón de Oro en 2010, se llevó el de Plata, y en 2012 el de Bronce. Xavi Hernández repitió durante tres años consecutivos (2008, 2009 y 2010) en el tercer puesto de aquel podio diseñado por France Football. A Sergio Busquets, en cambio, nunca le mandaron los pasajes para acudir a las glamurosas galas. Sin embargo, los tres formaron, de la mano de Pep Guardiola, un centro del campo histórico en el Barcelona. Los tres, con la misma marca registrada: La Masia. “Desde Cruyff hasta hoy, el Barça ha sostenido un mismo método en la cantera: se potencia en trabajo en los jugadores del medio campo”, opina Luis Milla, exfutbolista del Barça y del Madrid, formado en el fútbol base azulgrana.

Ocurrió, sin embargo, que en el último duelo del Barcelona en el Calderón, el cuadro de Luis Enrique utilizó un centro del campo sin ningún jugador curtido en La Masia. Un hecho inédito desde la temporada 2007-2008, cuando el Barça que dirigía Frank Rijkaard jugó ante el Mallorca con un mediocampo formado por Edmilson, Touré y Deco. Con Xavi en Qatar y con Busquets e Iniesta en la enfermería, Luis Enrique dispuso de una medular con Rakitic, Mascherano y André Gomes. “Hay una forma muy fácil para no perder el control: quitas a sus once jugadores y así no pierdes ningún balón”, señala el técnico.

“Jugar sin ningún futbolista formado en La Masia es anormal. Lo raro fue lo que pasó ante el Atlético. Y eso es lo importante”, vuelve Milla. “Fue algo casual”, interviene Roberto Trashorras, jugador del Rayo, formado en la cantera del Barcelona. “Pero tanto Rakitic, como Denis Suárez o André Gomes tienen un perfil parecido a los jugadores que se formaron en el Barça”, completa. De los mediocampistas que ha utilizado Luis Enrique en esta campaña, tres tienen el sello de La Masia: Busquets, Iniesta y Rafinha. Y el pivote de Badia y el interior de Fuentealbilla son los que más pases han repartido: Busi tiene una media de 64 pases por duelo, por los 56 de Iniesta. Rakitic, el que más pelotas ha pasado de los que no se curtieron en la cantera, se queda en un promedio de 46, mientras que André Gomes da 41 pases; Arda Turan, 35; y Denis Suárez, 32. Lo curioso es que la baja de Iniesta y Busquets no ha afectado tanto a los resultados como al juego: solo se ha perdido un partido sin el manchego.

La misma filosofía

“Tener el balón es nuestra filosofía. La conozco a la perfección porque entrené tres años en el Barça B y este es mi tercer año en el primer equipo”, subraya Luis Enrique. “Buscamos tener un estilo claramente identificado y todas las sesiones de entrenamiento van en ese sentido: tener el balón y qué hacer cuando no lo tienes. Otra cosa diferente es que lo logremos”, completa el técnico del Barcelona.

“Con los tres delanteros que tiene el Barcelona, Luis Enrique le ha dado un matiz más vertical al equipo para aprovechar con Messi, Suárez y Neymar a una defensa desorganizada. Pero eso no quiere decir que no jueguen un fútbol de combinación”, sostiene Milla. Y remata Trashorras: “El Barça mantiene su estilo y va a seguir sacando medios pero por supuesto que será difícil que todos tengan el nivel de Busquets, Iniesta o Xavi”.

Iniesta y Busquets, recuperados de sus lesiones, se entrenaron ayer junto a sus compañeros. Buena noticia para Luis Enrique y, sobre todo, para el mediocampo, que extraña el sello de La Masia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información