Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergio Ramos se encara con una grada del Pizjuán tras marcar un gol al Sevilla

"Una parte de la afición del Sevilla no merece mi respeto", dice el capitán del Madrid

Sergio Ramos se encara con la afición del Pizjuán. Atlas-Quality

El partido entre el Sevilla y el Madrid, espectacular, tuvo un grave incidente entre un sector de la grada del conjunto andaluz y Sergio Ramos, capitán del Madrid. El defensa internacional realizó varios gestos a un sector de la grada, que le insulta cada vez que juega en el Sánchez Pizjuán, y pidió perdón al resto del estadio después de marcar el penalti que significó el 3-2. Sergio se explicó a la conclusión del encuentro. “Yo no he calentado nada. Se hablará mucho de mi celebración en el gol del penalti, pero no le he faltado el respeto a la afición del Sevilla. Sí a una parte que se acuerda de mi madre y la insulta. No es justo. Son muchos los años que llevo viniendo aquí y no puedo aceptar que insulten a mi familia”, afirmó Ramos, que se quejó de los insultos recibidos desde que llegó al estadio del Sevilla.

“Esa parte de la afición no merece mi respeto. Creo que el presidente del Sevilla debe tomar medidas para que no se manche a toda una afición como es la del Sevilla”, indicó el capitán del Madrid. “Lo he intentado arreglar, pero aquí hubo una manipulación. Quiero hablar en el campo cuando vengo a Sevilla y no por otras cuestiones, pero hay momentos y momentos”, aclaró el defensa del Madrid.

El problema viene de 2005

R. P.

El verano de 2005, Sergio Ramos fichó por el Madrid. Una parte de la afición, en especial el grupo ultra de los Biris, consideró que forzó su salida al conjunto blanco. Ese grupo se creyó la versión vendida entonces desde la entidad andaluza, culpando a Ramos de su traspaso cuando el club andaluz recibió 27 millones de euros en una salida pactada. Se anunció desde el Sevilla que Sergio solo salió pagando la cláusula, cuando esto no fue realmente así. Ese sector de la grada afeó su salidad a un equipo como el Madrid, que nunca es bien recibido en Sevilla. Ramos, sevillista se cuna, es insultado y pitado cada vez que ha visitado el Sánchez Pizjuán en los últimos 11 años. Entonces, con 19 años, Ramos mostró una gran personalidad, como ahora, cuando ha dicho basta y se ha encarado con toda una grada del Pizjuán después

Desde ese día, Ramos es pitado e insultado cada vez que visita el Sánchez Pizjuán por ese sector. El capitán dijo ayer basta a los insulto y se encaró con toda una grada.

“El día que me entierren habrá una bandera del Sevilla. Igual no se entiende mi celebración, pero repito que no le he faltado el respeto a la afición del Sevilla. Solo a una parte de ella”, añadió Ramos, quien reconoció que le dijo a David Soria, portero del Sevilla, que la celebración no tenía nada que ver con él. “Aquí han recibido a Alves y Rakitic, que no han mamado el sevillismo como yo, y son recibidos como auténticos dioses. Y a mí se acuerdan de mi madre”, añadió.

Interrogado por lo que puede ocurrir el próximo domingo, en el encuentro de Liga, Ramos se mostró inflexible en un postura. “Esto es fútbol, pero yo no voy a cambiar. Me gustaría que me recibieran de otra manera. Respeto al sevillismo, no celebraré nunca un gol en este campo, pero no respeto a los que me insultan”, finalizó el capitán del Madrid y la selección.

 

Zidane, con Sergio

El entrenador del Madrid, Zinedine Zidane, se mostró satisfecho por la clasificación de su equipo para los cuartos de final, aunque buena parte de su rueda de prensa estuvo marcada por el incidente de Sergio Ramos. “Bueno, yo no puedo estar contento ni tampoco él. Cuando te insultan no es agradable. Pero es algo que no podemos evitar. Creo que Sergio no ha hecho nada importante, pero no quiero pensar en esto. Es algo feo, no lo podemos evitar", afirmó el entrenador del Madrid. A Zidane se le insistió sobre el incidente de Ramos. “Claro que estará dolido. Él se ha criado aquí, es de Sevilla, y sufre por su familia. Pero no le he dicho nada a Sergio del tema”, añadió el entrenador del Madrid.

Con respecto al desarrollo del encuentro, Zidane reconoció el buen trabajo realizado por el Sevilla. “Ha sido un partido muy complicado. Ellos hicieron un gran partido y creo que merecieron algo más. También es cierto que nosotros nos relajamos algo con el gol de Asensio. Al final logramos el empate y creo que en el cómputo global de la eliminatoria merecimos pasar a los cuartos de final”, aclaró el entrenador del Madrid.

“No sé cómo será el partido del próximo domingo, lo que sí sé es que volveremos a sufrir. El Sevilla es un gran equipo y tiene jugadores muy buenos, que se mueven a una gran velocidad. El Sevilla es segundo en la Liga y eso no es producto de la casualidad. Es un gran equipo, así que seguro que sufriremos mucho el próximo domingo", indicó Zidane. “Siempre toca sufrir con el Sevilla. Son un gran equipo, con una enorme afición”, finalizó el entrenador del Madrid. El domingo, otra cita.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información