Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nada puede con el Chelsea

El líder de la Premier League, con Pedro como goleador en ausencia de Diego Costa, supera en casa al Bournemouth en el Boxing Day y ya encadena doce victorias consecutivas

Pedro celebra su primer gol al Bournemouth junto a Marcos Alonso.
Pedro celebra su primer gol al Bournemouth junto a Marcos Alonso. AP

Un soleado y nada gélido Boxing Day sirvió para abrigar las ilusiones del Chelsea, imparable en la Premier League tras sumar su duodécima victoria consecutiva, un pleno de 36 puntos que le sirve al equipo que prepara el italiano Antonio Conte para mantener distancias ante el resto de perseguidores que jugaron, y también ganaron, en una de las fechas más señaladas del fútbol inglés. El Manchester City sigue a siete puntos del Chelsea y el Arsenal a nueve. La exigencia pasa ahora al Liverpool, que recibe este martes en Anfield al Stoke City y al Tottenham, que visita el miércoles al Southampton. El equipo de Jürgen Klopp debe vencer si quiere regresar a la segunda plaza a seis puntos del líder; para el de Pochettino, ahora a trece puntos de la cabeza, un tropiezo supondría casi decir adiós a su sueño de ganar el campeonato.

Una plusmarca y pocas lesiones

Nada puede con el Chelsea

Nunca el Chelsea había ganado doce partidos de liga consecutiva a lo largo de su más que centenaria historia. “Y no es sencillo hacerlo”, previene su entrenador, Antonio Conte. “Es el equipo que más suerte ha tenido con las lesiones”, apunta Jürgen Klopp desde Liverpool. El técnico alemán echa de menos al brasileño Coutinho, que se perderá todo el mes de diciembre por un golpe en el tobillo y al que se le aguarda de vuelta mediado enero. “Tampoco vamos a apurarle”, previene el técnico alemán. En el Manchester City cumplió esta jornada su sanción de cuatro partidos Kun Agüero. El Arsenal tiene problemas en las alas, con Walcott y Oxlade-Chamberlein de baja. Y Cazorla lleva de baja desde finales de noviembre, con dos meses todavía por delante para volver a ayudar a su equipo. “El Chelsea estña lejos, pero espero que tanto ellos como otros equipos también pasen por momentos complicados y podamos aprovecharlo”, apunta Arsène Wenger

El Chelsea semeja imparable o al menos parece maduro para salvar los escollos que se le presentan. Ante el Bournemouth no podía disponer por sanción de N´Golo Kanté ni de Diego Costa, señalados durante las últimas semanas como sus futbolistas más decisivos, uno en la resta y el otro ante el gol, pero no echó de menos ni al centrocampista que más balones recupera ni al máximo realizador del campeonato. Hazard operó como falso nueve y Pedro como estilete para confirmar su regreso a su mejor versión. El tinerfeño anotó el gol que abrió el partido y, con fortuna tras el rechace en un rival, el que lo cerró (3-0).

En fin de año el Chelsea recibirá al Stoke y si vence habrá igualado la marca establecida por el Arsenal en los trece últimos partidos de la temporada 2001-02 cuando los ganó todos. Todavía el equipo de Wenger abrió la campaña siguiente con un triunfo más antes de empatar en la segunda jornada en casa del West Ham United. Ahora el Chelsea lleva, desde que abrazó el cambio de sistema hacia un 3-4-3, 28 goles a favor, apenas dos en contra y ha mantenido la meta a cero en diez de los doce partidos que ha ganado. Ante el Bournemouth en dos situaciones puntuales apareció Thibout Courtois para echar el candado a la portería con sendas descomunales paradas.

Gol del triunfo del Arsenal, obra de Olivier Giroud.
Gol del triunfo del Arsenal, obra de Olivier Giroud. REUTERS

Mientras el Chelsea disfrutaba en su arcadia, unos pocos kilómetros más al norte el Arsenal, que llegaba al Boxing Day tras sufrir dos derrotas consecutivas ante Everton y Manchester City, pasaba un calvario para deshacerse del coriáceo West Bromwich (1-0), que plantó una línea de cuatro ante la trasera de cinco para cerrar los caminos hacia su portería y meter al equipo de Arsène Wenger en un laberinto del que solo le sacó un gol de Giroud, titular por primera vez en esta temporada, a cuatro minutos del final. El galo aprovechó con un buen remate de cabeza un centro de Özil cuando su equipo ya jugaba con ambos y también con Alexis, Lucas Pérez o Ramsey para encontrar soluciones al cerrojo visitante. Su pujanza en el Emirates, con seis triunfos y dos empates, mantiene al Arsenal con un hilo de esperanza para optar a un campeonato que no gana desde el 2004. El día de año nuevo recibirá al Crystal Palace, que en el debut de Sam Allardyce en su banquillo sacó un punto de su visita a Watford (1-1), pero dejó pasar una buena oportunidad porque Benteke tuvo el cero a dos en sus botas, pero marró un penalti.

Tampoco pasó una buena tarde el Manchester City en el campo del Hull, con Claudio Bravo de nuevo ofreciendo síntomas de inseguridad en el juego áéreo y un cierto atasco en ataque. Además perdió a John Stones por lesión en los primeros minutos del partido, detalle que a la vista del rendimiento del central tampoco tuvo porque ser capital. Sentenció en la segunda parte el equipo de Guardiola cuando lo pasaba mal gracias a un penalti sobre Sterling que transformó Yaya Touré. Luego remacharon Iheanacho y Curtis Davies en propia meta para un marcador engañoso (0-3).

Nueve jornadas sin perder para Mourinho

Ibrahimovic bate a Pickford, meta del Sunderland.
Ibrahimovic bate a Pickford, meta del Sunderland. REUTERS

En Old Trafford el Manchester United confirmó su buen momento y superó con suficiencia al Sunderland (3-1) para sumar nueve jornadas sin conocer la derrota con cinco triunfos en ese tramo, cuatro de ellos consecutivos. Blind abrió el marcador, Mkhitaryan lo cerró para el equipo de Mourinho con una espectacular espuela que debió ser anulada por fuera de juego. Y volvió a marcar Ibrahimovic, que ya lleva doce goles en el campeonato, iguala al chileno Alexis Sánchez y se sitúa a uno de Diego Costa.

La pujanza del Chelsea reduce las expectativas de la remontada del Manchester United, que, con todo, tras su mal inicio de temporada ya parece tener unas bases para pelear con solvencia por entrar en la próxima Liga de Campeones. En ella está y no parece que vaya a volver el Leicester, vigente campeón en apuros tras ganar apenas cuatro de sus 18 primeros partidos. Cayó de nuevo en su estadio, en esta ocasión frente al Everton, que firmó con Mirallas y Lukaku goles (0-2) con denominación de origen belga. El equipo de Claudio Ranieri es quinto por la cola y ya mira a los puestos de descenso. En la lucha por no caer a ellos seguirán Burnley y Middlesbrough, dos recién ascendidos, que se enfrentaron con victoria de los primeros (1-0) y lejos de la quema sale el West Ham United, que tras un catastrófico inicio de temporada aprovechó las tres últimas jornadas ante rivales que pelean por la permanencia para sumar nueve puntos y escalar a la zona templada de la clasificación. Ganó en Swansea (1-4) sin mayores problemas. Para los galeses volvió a marcar Fernando Llorente, pero no logran alzarse, son penúltimos, cuatro puntos por debajó del listón que marca el descenso, y durante los dos próximos meses les aguarda un duro calendario.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información