Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona-Espanyol, fútbol de altura en el Camp Nou

El derbi recupera las mejores sensaciones por la buena racha del conjunto blanquiazul, invicto en las últimas nueve jornadas, y la capacidad ofensiva del cuadro de Luis Enrique

Barcelona - Espanyol Ampliar foto
Javi López y Neymar, en el duelo Barça-Espanyol de la temporada pasada.

Aunque la estadística asegura que el Espanyol no gana en el Camp Nou desde que Lo Pelat, ídolo de muchos aficionados azulgrana, metió un gol de cabeza el 21 de febrero de 2009, el Camp Nou se prepara hoy (20.45 horas) para un derbi como mandan los mejores cánones futbolísticos en una ciudad dominada por la jerarquía indiscutible del Barcelona.

Los blanquiazules sienten que ha llegado el momento de revertir la situación después de contar nueve partidos sin perder —siete de ellos sin tomar un gol—, avalados por un defensa mayúscula, un portero de récord (estuvo 586 minutos invicto) como Diego López y un delantero, Gerard Moreno (seis goles), que evoca la figura de Tamudo. Ni siquiera las ausencias de Leo Baptistao, Víctor Sánchez y Hernán Pérez ha rebajado la excitación del plantel de Quique Sánchez Flores, un técnico que optimiza los recursos, convincente en la sala de prensa y en el banquillo, empleado calificado de mister Chen, el propietario chino que transmite tanto poder y confianza que el Espanyol ya piensa en alcanzar Europa. Hay pocos equipos que guarden mejor su portería y contragolpeen con tanto acierto como el Espanyol.

También parece en forma el Barcelona después de golear a Osasuna y M’Gladbach. La reaparición de Iniesta le ha dado personalidad y estabilidad mientras Messi marca las diferencias (50 goles en 2016, 11 en la actual Liga), incontenible ante el Espanyol (16 tantos) y frente a Diego López (10), seguramente contrariado después que Cristiano ganara el Balón de Oro. Ya distanciados a seis puntos del Madrid, los azulgrana no tienen margen de error después de haber cedido nueve puntos en el Camp Nou. El tridente necesita recuperar la vena anotadora de Neymar (seis goles y 13 asistencias) para ganarse unas buenas vacaciones de Navidad. El juego de ataque y las variantes en la medular —la duda es si jugará André Gomes o Rakitic— favorecen el plan de Luis Enrique frente a la capacidad de contención del equipo de Sánchez Flores.

El litigio de los técnicos, cuyas relaciones son más bien distantes desde que coincidieron como jugadores en el Madrid de Valdano, se anuncia tan interesante como el debate Diego López-Messi.

El Espanyol no tiene hoy complejos y al Barça le motiva la posibilidad de ratificar el punto de inflexión vivido las últimas semanas con un triunfo en el derbi del Camp Nou. “No tenemos miedo”, afirmó el entrenador blanquiazul. Y respondió el azulgrana: “Habrá que controlar las emociones ante un rival sólido, que defiende en bloque y tiene muchas soluciones al contragolpe”. Asumen por tanto los dos contendientes que se dan las condiciones para que reaparezca la mejor versión del derbi de Barcelona.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información