Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CSD

Miguel Cardenal deja la secretaría de Estado para el Deporte

El ministro Íñigo Méndez de Vigo releva de su cargo al dirigente que más ha combatido a Villar y el despilfarro en las federaciones deportivas

Miguel Cardenal
Miguel Cardenal, durante una comparecencia de prensa. EFE

Miguel Cardenal no seguirá al frente del Consejo Superior de Deportes. El hasta ahora secretario de Estado para el Deporte ha comunicado su cese este mediodía tras conocer en las últimas horas que el ministro de Educación y Cultura, Íñigo Méndez de Vigo y él mismo preferían renovar la secretaría. "Hablé con el ministro y le trasladé mi intención de dejar paso a otra persona en el CSD", ha explicado Cardenal este mediodía. 

Cardenal llegó al cargo en el primer Gobierno de Mariano Rajoy y fue designado por Ignacio Wert. Tras el cese de este último, Méndez de Vigo lo mantuvo en su cargo.

La salida de Miguel Cardenal supone un alivio para muchos presidentes de federaciones, en especial en la de fútbol para Ángel María Villar, que no eran partidarios del control al que el CSD les ha sometido. "Ni el control financiero afectó al nivel del fútbol, ni tampoco los planes de viabilidad de las federaciones han afectado al rendimiento del deporte federado español”, ha dicho Cardenal, subrayando que los resultados de Río fueron mejores que en Londres.

El mandato del saliente secretario ha estado marcado por su fuerte enfrentamiento con el presidente del fútbol español, con Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE), y con las federaciones deportivas contrarias a ser auditadas o revisadas por el CSD. "Los cambios han encontrado algunas resistencias, pero en mi opinión han sido muy pocas, prácticamente solo en el fútbol y en los antiguos gestores del tenis. Quizá también les ha dado amparo el presidente del COE, Alejandro Blanco. Tengo que reconocer que me han costado un desgaste personal importante. Se han interpuesto varias querellas personales contra mí", ha asegurado. Respecto al enfrentamiento con Blanco, Cardenal no ha querido abundar mucho más: "No quiero darle un tinte negativo. Desde aquí intentamos hacer las cosas lo mejor que podemos. Cometemos errores, seguro. Aprovecho para pedir de corazón disculpas a quien estos años haya pensado que no le hemos tratado como merecía, o que no hemos sabido hacernos cargo de sus problemas con la suficiente intensidad”.

La principal tarea que Mariano Rajoy le encomendó a Cardenal fue que pusiera fin a la deuda del fútbol español con Hacienda. En esa tesitura, el ya exsecretario fue de la mano del presidente de LaLiga (LFP) Javier Tebas, archienemigo de Villar, para impulsar el control financiero sobre los clubes de fútbol profesional. En este apartado, Luis Rubiales, presidente del sindicato de futbolistas, fue su gran opositor al recriminarle que no contara con su gremio o generar situaciones de desamparo como sucedió con Pedro León. La deuda del fútbol con las arcas públicas ha sido reducida considerablemente. "Creo que en estos cinco años hemos cambiado aspectos importantes del deporte español. Ya conocen que la crisis financiera ha sido un problema endémico del deporte español. En el fútbol profesional veníamos de una etapa antes de 2012 con numerosos concursos de acreedores. Más de la mitad de los equipos de la Liga habían pasado por esta situación por los problemas económicos, hubo huelgas por impagos e incluso se llegó a utilizar el dinero de la quiniela para pagar impagos", ha enumerado. "Con las reformas que hemos hecho desde abril de 2012, cuando se firmó el acuerdo con la Liga para la reducción y pago de la deuda de los clubes con Hacienda, creo que el panorama ha cambiado radicalmente. El fútbol profesional ahora es una referencia mundial, es fútbol saneado diría que por primera vez en la historia. Somos ejemplo para la UEFA en lo que tiene que ver con el fair play financiero. Se ha aprobado una ley que da estabilidad a la comercialización de los derechos de televisión, que era un reto pendiente desde hace décadas. El problema que era tan acuciante con Hacienda ha perdido urgencia en la agenda, está prácticamente solventado y queda muy poco tiempo para que desaparezca”.

El otro gran frente que se abrió durante el mandato de Cardenal fue la aprobación del Real Decreto que regula los derechos de retransmisión del fútbol. Villar volvió a desenterrar el hacha de guerra al considerar que los derechos pertenecían a la Federación agarrándose a la normativa FIFA. Con este argumento, el presidente de la FEF amenazó con la expulsión de los clubes españoles y de la selección de las competiciones internacionales, pero Cardenal no cedió y el Real Decreto salió adelante.

Las dos últimas grandes batallas libradas han sido las elecciones a las federaciones de tenis y de fútbol. En ambos casos, tanto Villar como José Luis Escañuela, presentaron querellas contra Cardenal por prevaricación, pero ambas fueron archivadas por los jueces. En cambio, Villar tiene dos denuncias abiertas por el retraso del calendario electoral y por los presuntos tratos de favor al Recreativo y al Marino.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información