Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La jornada de LaLiga Santander en directo

Pleitesía a Bartomeu

Los socios compromisarios del Barcelona aprueban unánimemente la gestión del presidente y solamente le discuten el acuerdo con Qatar

Los socios compromisarios votan los presupuestos del club. Ampliar foto
Los socios compromisarios votan los presupuestos del club. EFE

Todo fue como una seda para Josep Maria Bartomeu en la asamblea de socios compromisarios del FC Barcelona, celebrada ayer en el Palau Blaugrana. Había dos temas en el orden del día que podían generar problemas a la junta: uno referente a la prórroga del contrato por la publicidad de Qatar Airways en la camiseta; y el segundo era el que sometía a la aprobación de los socios la gestión del consejo, después de haber aceptado un pacto con Hacienda por el que reconoció un delito fiscal en la operación por el fichaje de Neymar, que ha generado un desembolso de cinco millones de euros. Al final, solamente se le atragantó el tema de la publicidad, que sacó adelante por 483 votos contra 251, después de que muchos socios expresaran su contrariedad por el acuerdo con Qatar. Desde el resultado de la votación para decidir si se ejecutaba la acción de responsabilidad contra la junta de Joan Laporta (40 votos de diferencia) no se había visto un resultado tan reñido en una asamblea de socios del Barça.

Cruyff y Núnez

Aunque Bartomeu reconoció que el club azulgrana “tiene ahora antecedentes penales”, como consecuencia del pacto con Hacienda, por el cual fue condenado a pagar 5,5 millones de euros —“había un riesgo de estar condenados por 22 millones y por eso aceptamos 5,5. No estamos contentos, pero era la mejor decisión”, afirmó—, a los socios no les pareció motivo suficiente para cuestionar su gestión, que aprobaron mayoritariamente, con intervenciones que rozaron la genuflexión. Bartomeu pidió que le reiteraran la confianza, y eso hicieron los compromisarios: 404 a favor, 60 en contra y 32 en blanco. De la gestión de Bartomeu no se duda en la asamblea.

La imagen y el momento catalán

“La imagen del club no ha quedado manchada; quien lo diga miente”, subrayó Bartomeu al ser preguntado por el caso Neymar. El presidente relacionó el proceso soberanista —“Cataluña vive el momento más complejo de los últimos 40 años”— con los casos judiciales que afectan al brasileño y a Messi, así como las multas de la UEFA por las estelades —el 7 de noviembre hay una vista prevista con el TAS. También reiteró que “no nos dejaremos atacar; iremos hasta el final” al referirse al contencioso con Javier Tebas, presidente de la Liga. Y, finalmente, el vicepresidente Manuel Arroyo aseveró: “Ningún patrocinador, ni el Papa, ha puesto en cuestión la relación con Qatar. Otra cosa son los sentimientos de los socios”.

El presidente, que después de la comida habló durante más de una hora para defender la gestión de la junta, rechazó de cuajo la idea de rebautizar el Museo con el nombre de Johan Cruyff —“se llama Núñez porque el expresidente se lo merecía”—, pero anunció que se negocia con la familia de Cruyff para honrar de alguna manera la memoria del exentrenador del Barça. También anunció que a Luis Suárez se le renovará el contrato antes de fin de año y luego se negociará el acuerdo con Messi; desveló que su familia tiene 38 carnets de socio; y pidió a Laporta, sin citarlo, que ejerza como expresidente sin opinar, poniendo como ejemplo a Sandro Rosell: “Fue muy buen presidente. Lo hizo muy bien y es de agradecer que este en casa y no intervenga en las decisiones de la junta”.

En el transcurso de la jornada, que se inició a las 11 de la mañana, los socios compromisarios aprobaron todas las cuentas que les fueron presentadas: validaron la liquidación del ejercicio económico de la pasada temporada, que asciende a 678,9 millones de euros, por amplia mayoría: 794 votos a favor, 36 en contra y 29 en blanco. Óscar Grau, CEO del club, explicó a los asistentes los pormenores del presupuesto para la próxima temporada, que asciende a 695 millones, y también fue aprobado de manera mayoritaria (771 votos a favor, el 89 por ciento de los asistentes).

A gusto con los socios, Bartomeu despachó todas las preguntas hasta el final, solo apremiado por el partido con el Granada.