¿Recuerdan el ‘PC Fútbol’?

En 'Promanager. PC Fútbol: Droga en el quiosco', Jaume Esteve recorre la trayectoria del mítico videojuego

Portada del libro 'Promanager. PC Fútbol: Droga en el quiosco'
Portada del libro 'Promanager. PC Fútbol: Droga en el quiosco'

Hubo un tiempo en el que miles de personas acudían a los kioscos preguntando si había salido el PC Fútbol. Eran días en los que la diferencia entre tener un procesador 386 o un 486 parecía abismal, y la llegada del Pentium presagiaba la evolución que estaba por llegar al mundo de los videojuegos. La era del sistema operativo MS-DOS y de los disquetes. También de teclear CD PCFÚTBOL y de pasar horas y horas frente al ordenador.

Si el lector fue jugador de esa histórica saga —llegó a vender 670.000 ejemplares de las diferentes versiones de su séptima edición— toda la terminología anterior le habrá resultado familiar. El PC Fútbol marcó a una generación que pudo jugar a ser entrenador, gestor o presidente de su equipo del alma. Uno podía hacer al Ribadesella campeón de Europa y ampliar su estadio hasta los 100.000 asientos.

En Promanager. PC Fútbol: Droga en el quiosco (Ocho quilates), Jaume Esteve recorre la trayectoria del mítico videojuego, de Dinamic Multimedia. Su progresión hasta convertirse en imprescindible para los seguidores y las decisiones que llevaron al título al olvido. Un encuentro con la nostalgia en el que el lector descubrirá que hubo jugadores profesionales que pidieron personalmente que les subieran la media... y también por qué demonios era tan difícil fichar a Djalminha.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pedro Zuazua

Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Oviedo, máster en Periodismo por la UAM-EL PAÍS y en Recursos Humanos por el IE. En EL PAÍS, pasó por Deportes, Madrid y EL PAÍS SEMANAL. En la actualidad, es director de comunicación del periódico. Fue consejero del Real Oviedo. Es autor del libro En mi casa no entra un gato.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS