Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Valencia piensa en Prandelli

El club negocia con el técnico italiano tras el no de Villas-Boas y la imposibilidad de contratar a Marcelino

Prandelli, durante el entrenamiento de Italia.
Prandelli, durante el entrenamiento de Italia. EFE

Tras el despido de Pako Ayestarán, el Valencia buscaba un nuevo inquilino para su banquillo. Y, después de peinar el mercado, el nombre al que ha llegado es Cesare Prandelli. El italiano es el elegido por Peter Lim, Layhoon y García Pitarch para intentar reflotar al equipo de Mestalla. El dueño, la presidenta y el director deportivo del club de la ciudad del Turia han convenido que el exseleccionador italiano es la mejor opción tras la salida de Pako Ayestarán, un reputado preparador físico con escaso bagaje en la dirección de un equipo, que a su vez cogió las riendas tras el fiasco del inglés Gary Neville, y, la interinidad de Voro González, el delegado del equipo en la última década, técnico ocasional de urgencia en cuatro ocasiones.

Si finalmente acaba desembarcando en el Valencia, el público de Mestalla encontrará en Prandelli a un preparador distinguido por el gusto y el sentido estético de su propuesta, contracultural si cabe para un italiano nacido en Orzinuovi (provincia de Brescia) hace 59 años, que en su etapa de jugador sumó todos los títulos posibles enrolado seis temporadas en la Juventus de principios de los ochenta. Su palmarés como entrenador lo inició en el Atalanta, lo continuó en el Lecce, Hellas Verona, Venezia y Parma.

En el club parmesano alcanzó crédito, fichando posteriormente por la Roma, sin llegar a estrenarse en el Olímpico, renunciando al cargo por la grave enfermedad de su mujer. Ya en la Fiorentina creció la fama de Prandelli hasta alcanzar en mayo del 2010 la dirección de la selección italiana en sustitución de Marcello Lippi. Fiel a su ideal, Prandelli sustituyó el catenaccio de la Nazionnale por el fútbol de toque, con el que logró disputar la final de la Eurocopa 2012, derrotada Italia por España (4-0). Tras quedar eliminada en la primera fase del Mundial de Brasil 2014, Prandelli renunció al cargo de seleccionador.

Su llegada supondría un cambio de rumbo en el Valencia de Lim, que en el último curso ha desembolsado unos cinco millones de euros en finiquitos. Para el banquillo, apostó primero por Nuno (tres temporadas) y después por Ayestarán (dos). Dirigir al histórico Valencia ha resultado barato con Lim en la propiedad, auspiciando a entrenadores con escaso currículo, como el portugués y el guipuzcoano, o con nula vida laboral de Neville en el fútbol de élite, descontando su etapa de jugador. Layhoon ha salido a la palestra en los últimos meses para presentar con elogios a entrenadores tantas veces como ha tenido que justificar sus despidos.

El técnico transalpino, distinguido por su gusto por el buen juego, dirigió a la Italia que cayó en 2012 ante España en la final de la Eurocopa

El pasado mes de mayo, en el anuncio de la continuidad de Ayestarán, la mano derecha de Lim argumentó la decisión de seguir confiando en el exyudante de Rafa Benítez, porque el Valencia “necesitaba un entrenador con fuego y hambre por conseguir triunfos”, no un técnico que ya haya alcanzado la cima, saciado de títulos. García Pitarch fue más allá, alegando que para el director deportivo lo cómodo hubiese sido escudarse fichando a un técnico de prestigio, con exigencias contractuales difíciles de asumir por la tesorería actual del Valencia, pretendiendo un vínculo de varias temporadas con alta remuneración y reclamando intervenir en la contratación de jugadores y la formación de la plantilla. No fue el caso de Ayestarán.

Pese a ser el elegido, Prandelli no es la primera opción para suceder a Ayestarán, puesto que el portugués Villas-Boas ha renunciado al cargo y tampoco se ha podido contratar a Marcelino, al haber sido inscrito este por el Villarreal en el mes de julio, un mes antes de ser despedido por Fernando Roig. Al técnico italiano, tras permanecer casi dos años alejado de un vestuario, al acabar su aventura de tres meses en el Galatasaray, le seduce entrenar al Valencia y experimentar en un nuevo territorio, la Liga, el campeonato más apuesto del mundo. Las negociaciones con Prandelli se han prolongado de momento durante una semana. La idea inicial del Valencia es ofrecerle un contrato temporal de ocho meses.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.